miércoles, 15 de febrero de 2017

Crónica de la Japan Weekend de Madrid de febrero de 2017

El sábado 11 y el domingo 12 de febrero de 2017 fueron testigos de una nueva edición de la Japan Weekend en la capital de España, teniendo un servidor la suerte de acudir al primer día de la cita con pase de prensa gracias a la organización del evento.


Lo primero que hay que señalar de esta edición es el par de circunstancias negativas que la han rodeado, es decir, que la línea 8 de Metro estuviera bajo reparaciones y  el mal tiempo, haciendo esto suponer en un principio una menor asistencia al evento. Afortunadamente, ambos obstáculos pudieron salvarse: el del Metro gracias a un servicio auxiliar de autobuses gratuitos, y el de la lluvia con paraguas, chubasqueros y paciencia. Llegado a IFEMA el sábado cerca de las 15:00, recogí mi pase y me dirigí hasta el pabellón número 2, lugar que junto al número 4, acogía en esta ocasión el evento.  Pese a que en aquellos precisos momentos no había ninguna cola para acceder al recinto ferial, una vez dentro del segundo pabellón, pude comprobar que había un buen número de asistentes en el interior. Y puedo decir, sin lugar a dudas, que esta ha sido la ocasión en la que mayor número de público he visto dentro de la Japan Weekend desde que se celebra en IFEMA, y todo ello pese a los problemas ya señalados. Aquí y allá había gente, ya fuera curioseando y comprando en los puestos o asistiendo a actividades y conferencias, tal y como la de “Maquillaje y caracterización para cosplay, y tendencias del maquillaje japonés”.


Tras ver a lo lejos la Gran Efe, me dirigí hacia el puesto de Fandogamia, a sabiendas de que allí estaba dedicando Laurielle. Mención especial merece esta editorial en ese sentido, puesto que en sus sillas no solamente firmaron autores de su sello, sino también de otros, como Ediciones Babylon o No Lands, detalle que honra mucho a Pedro Kat y los suyos. Me dirigí, pues, a hacer fila para Laurielle, con dos personas por delante de mí, para que me dedicase Por Siempre Jamás. Una vez llegó mi turno, le pedí a la autora que me lo dedicase con un dibujo de Percara, sorprendiéndome saber que era el primero en pedirle a este personaje en el tomo. Charlando con ella y con Morán, que a su lado también dedicaba El Vosque y El dios asesinado en el servicio de caballeros, estuve comentando detalles de la obra protagonizada por Maite, Fernweh y Yo.


Hecho esto, rodee Fandogamia y, aprovechando que al otro lado se hallaba Pedro R. M. Andreo, adquirí un ejemplar del séptimo número de Aartha: Chronicles of the No Lands, charlando con el dibujante sobre las películas de DC Comics entre tanto, obteniendo poco después, además de la suya, también la rúbrica de  Xabi Gaztelua.


Hecho esto, y como no podía conseguir número para Xian Nu Studio en Fandogamia hasta que no fueran las 18:00, decidí explorar el cuarto pabellón de IFEMA, el más grande de la pareja donde tenía lugar esta edición de la Japan Weekend. De lo recogido en este edificio, sin lugar a dudas, las secciones que más me interesaban no eran otras que la de stands no comerciales y, además, los del Artist House, una excelente muestra de cuantísimo talento español hay. A destacar la apuesta por los artistas patrios de los organizadores del evento, con más de 100 puestos si únicamente nos paramos a contar los no comerciales. Empezado ya mi particular peregrinaje por aquellas latitudes, y tras saludar a conocidos de otras ediciones como Jorge Lewis, Verónica Rufo o Rafael Segado, topé con el puesto de Rec and Art, identificando rápidamente el fanzine de Calipso, para comprarlo y llevármelo a la mochila dedicado por su ilustradora, Haizea Gómez.


Tras deambular un rato por los pasillos de los no comerciales, identifiqué el puesto de Little Pandemonium por sus pósters. Tras no haber podido conseguirlo ni en la última J.W. madrileña por no tener el manga, ni en el Expocómic por no haber acudido la autora, pude entregarle a Isabel Terol, finalmente, Delete para tenerlo con dibujo. Y, como se suele decir, a la tercera va la vencida.


Casi acto seguido, vislumbré el stand de Zoul Comic gracias a su particular escenografía. Allí me reencontré con María Valentina, aprovechando la ocasión para llevarme a casa su Zoul Sketchbook, el cual me dedicó mientras charlábamos de, entre otros temas, Pokemon, La Banda del Patio, Bobobo o, naturalmente, La ley de Zoul. Aproveché también la ocasión de que tenía al lado a Blanca Sobrino para hacerle un encargo que verá la luz en este blog próximamente.


En el mismo pasillo, a unas pocas mesas más allá, pude vislumbrar el stand de Inma Ruiz, autora de mi primer manga español: O.U.T. Además de obtener la rúbrica de esta dibujante en aquel tomo, también me valí de la ocasión para, sobre todo tras la recomendación de Ainhy, hacerme con Revenge of the Queen.


Como en aquellos  momentos eran más o menos las 17:50, y la sesión de firmas de los autores traídos al evento de manos de Norma Editorial ya llevaban casi una hora en marcha, volví al segundo pabellón de IFEMA para posicionarme ante ella. Mi primer objetivo, tras adquirir en el stand de Norma AD MORTEM, fue la guionista de esta última, Blanca Mira, con la que estuve departiendo un rato de literatura. Mi segundo objetivo fue Misha, de Skizocrilian Studio, dedicándome aquel un dibujo en el primer número de A través del Khamsin. Una vez terminada esta operación, y aprovechando que Marta, segundo miembro de Skizocrilian Studio, ya estaba libre, le pedí también a ella un dibujo, pero en esta ocasión en Pechanko!.


Entre que esto pasaba ya eran las 18:00, así que me disculpe con el dúo de Skizocrilian para dirigirme a Fandogamia a fin de obtener número para Xian Nu Studio, siendo agraciado con el número 7. Al volver a pasar ante el puesto de Norma Editorial, y con el estupendo uso de acuarelas que había hecho en el primer tomo de A través del Khamsin Misha en mente, no pude resistirme a comprar el segundo también, para atesorar así otra joyita en mi estantería mientras Marta con Pechanko! hacia lo propio, gracias a que en aquellos momentos no había nadie más haciendo cola para la pareja de ilustradores.


Como para mi cita con Fandogamia quedaba todavía casi una hora, retorné al cuarto pabellón para, por fin, dar un garbeo por la Artist House, el Artist Alley de este evento, donde pude encontrar el puesto de Little Brisby y Carolina Álvarez, donde, además de ser convidado a galletas caseras y conversar, me hice con una postal de Pinky de Nonstop  y otra de Aaron de Forgotten Sons


Volviendo a la zona no comercial, alcance finalmente a ver el puesto de Ink-U Studio, mesa donde me volví a encontrar con Nadia Cortina, ilustradora de primer ensayo, Grandes cargas de la caballería española, aprovechando ambos la situación para obtener del otro nuestros respectivos ejemplares firmados. Dado que el grupo había sacado reciente su primera obra colectiva en papel, Inktober Sketchbook, quien esto escribe volvió a hacerse con un ejemplar dedicado.



Viendo después a lo lejos la mesa de Caro Waro, me decidí a hacerme con su último trabajo, Witchober Sketchbook. Como ya empezaba a ir apurado de tiempo, cerca de las 19:20, me dirigí raudo a hacer cola de nuevo a Fandogamia, aunque justo antes de eso tuve la oportunidad de curiosear en el volumen de Waro y pedirle que, durante mi ausencia, de entre todas las hechiceras del tomo, me dedicase en el mismo a la bruja punk. Aún siendo séptimo para Xian Nu Studio, la espera se hizo muy corta gracias al resto de personas que formaban la fila, lo  mismo hablando de manga y anime que de otros temas con gente como las artistas de Les Petites Cerices. Llegado ya mí turno, además de poner ante Felwyn y Pukalince el primer tomo de Chan Prin para su pertinente dedicatoria, andamos platicando, de entre otras cosas, sobre las peripecias de Zoe en el susodicho volumen y todo el proceso que había habido tras ellas, comprando entre tanto en la editorial Fandogamia el prácticamente recién salido Sketchbook del artístico par.


Al ser ya las 20:30, y quedar poco para el cierre de la Japan Weekend por ese día, procuré darme prisa en ver de forma completa la zona de no comerciales, cosa que por la inmensidad de la misma aun no había podido lograr. Gracias a ello, vi a A. C. Puig y además de saludarle, conseguí la última compra de la jornada, el tercer número de Tamago Duro, mientras comentábamos cosas de La vida de Séfora y Secret Files. Ya cerca de las 21:00, además de recoger el encargo de Blanca Sobrino, hice lo mismo con el libro de ilustraciones de Caro Waro. Cabe destacar la generosidad de esta autora en este punto: dado el éxito que tuvo la obra en cuestión (se agotó toda la tirada) y el lío de trabajo que había tenido al no parar de dibujar dedicatorias, en la mía se equivocó de personaje; para compensarme por el más que comprensible yerro, tuvo el gran detalle de regalarme el original de su bruja punk, de tal manera que me volví al hogar con dos geniales hechiceras bajo el brazo.


Y, aunque cerca de la salida todavía estuve hablando con los artistas de Fandogamia, para mí terminó ya aquella edición de Japan Weekend, tan extenuado como contento. De este evento comiquero me voy con un excelente sabor de boca, notándose una sobresaliente mejoría en lo que respecta a conceder al talento patrio visibilidad y acercamiento al público. Me ha gustado mucho que, además de varias editoriales como Fandogamia, Ivrea y Norma (la primera y última con varios autores para mayor excelencia) hayan hecho acto de presencia, también hayan acudido tiendas que vendieran mangas y no solamente figuras y camisetas, tal y como Legend Comics u Omega Center, algo que es siempre digno de aplauso. Si a esto le añadimos la siempre interesante Selecta Visión gracias a su gran oferta de series y películas con buenos descuentos, el evento se puede definir sin duda como muy completo, uno de los mejores que yo recuerdo de todas las Japan Weekend madrileñas. De poner un punto negativo, sería el de cierta ceniza de color pardo que caía sobre algunos stands y que ensuciaba los expuesto, detalle que pese a desagradable es fácilmente reparable de cara a futuras ediciones.


Por último, no se puede dejar de mencionar a los cosplayers, ya que ellos, con sus magníficos disfraces, hacen de este tipo de ferias algo mucho más colorido y exótico. En esta ocasión, de todos los cosplays de esta Japan Weekend, mis favoritos son los de las siguientes dos fotos. Por un lado, el dual de Dirk y Daphne del mítico videojuego de Dragon´s Lair, con el plus de ser la segunda interpretada por la dibujante Nixarim. Sencillamente encantador. Por otra parte, el de D.VA de Overwatch y del que… en fin, se notaba ya no el trabajo textil, sino también el mecánico.

8 comentarios:

  1. Hola!! Al final no nos vimos :( Aproveché yo también para comprar cosas de Morán y Laurielle y que me firmasen (son tan majos los 2), y también pillé a Inma R. y a Kamapon este año <3 A ver que tal todo lo de ellos, ya veo que te has pillado Revenge of the queen (idem) a ver que tal cuando lo leamos ^____^
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima no haber podido ir el domingo finalmente, pero estaba francamente cansado de la jornada del sábado y no podía más...

      Y muchas gracias por el aviso de "Revenge of the queen", lo leeré a tu salud, ja, ja, ja.

      Eliminar
  2. Mil gracias por la fotaza! siempre es un placer ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por posar posar para ella, artista!

      Eliminar
  3. Qué buen ambiente, seguro estuviste en tu salsa Santiago, muchas felicidades por esos ejemplares....ya te los "tomaré prestados" muehehehehe XD. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es justamente eso, había muy buen ambiente y se notaba que la gente estaba animada y en medio de actividades con las que disfrutaban. Abrazos para ti también.

      Eliminar
  4. Argh, qué rabia me ha dado el enterarme tarde de que Isabel Terol andaba por la Japan Weekend..., bueno supongo que otras ocasiones habrá para que me dedique "Delete".

    Por lo que veo a ti también te fue muy provechoso el evento ^^

    Sin duda el cosplay de D.VA era uno de los mejores, muy currado.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima lo de la firma de "Delete", pero como bien señalas, ya habrá otras ocasiones para obtenerla.

      Lo de "provechoso" está muy bien escogido, pues por la cantidad de artistas que había era muy raro no llevarse algún ejemplar con un dibujillo, efectivamente.

      Respecto a la chica que iba caracterizada de D.VA... impresionante su cosplay, sin duda.

      Eliminar