lunes, 11 de noviembre de 2019

Tres tebeos para los más jóvenes de la casa

Si bien hace unos pocos años era muy difícil encontrar en España tebeos para niños (los más usuales, todavía hoy, son para adolescentes o sobre todo para adultos), la cosa está cambiando. Y menos mal, puesto que en caso contrario las editoriales hubieran acabado con una cantera potencial de lectores destinados a coger el relevo de los actuales.

Y dicho esto, y sin más dilación, reseño brevemente tres comics a tener en cuenta para iniciar a los más jóvenes de vuestra familia y entorno en el mundo de la lectura.

Sallybooks, 14€, 76 páginas

 En primer lugar, tenemos El árbol que crecía en mi pared, de Lourdes Navarro (https://www.facebook.com/lourdes.navarrofalcon). Aquí, Mike Willis es un niño tiene que lidiar a diario con dos graves problemas: las cada vez mayores discusiones de sus padres y dos matones que no le dejan tranquilo. Para empeorar las cosas, en su habitación, una planta cada vez mayor va brotando desde la pared. ¿Estará todo relacionado de alguna manera?

Esta obra es excelente para ver de primera mano temas tan serios como el acoso escolar o el divorcio, pero siempre con una luz al final del túnel: del primero se puede salir gracias a la confianza en uno mismo y gracias a los amigos, y el segundo es trasladado como un problema que en ningún caso es del niño y sin señalar a ninguno de los progenitores como el malo de la historia. Si bien los personajes secundarios suelen ser un tanto maniqueos, no ocurre así con el señor Robinson, botánico a partir del que se entiende la metáfora que da nombre al título; algo similar ocurre con el protagonista, que si bien es un personaje positivo, comete errores y fallos con los que es fácil identificarse. Respecto al dibujo, Lourdes Navarro lleva al papel un estilo amable y plagado de detalles, sorprendiendo en mucho lo expresivo de de los ojos de los personajes dado su sencillo diseño. Si a esto se le añade una gran labor de coloreado, tanto para lo cotidiano como lo aterrador, estamos ante un apartado gráfico más que correcto.

Dolmen Editorial, 15,90€, 64 páginas

En segundo lugar, tenemos el primer tomo de Telémaco, cuyo guionista es Kid Toussaint (https://www.facebook.com/tkid.toussaint) y su dibujante es Kenny Ruiz (https://www.facebook.com/kennyruido). Aquí, varios años tras el fin de la guerra de Troya, Ulises, rey de Ítaca, todavía no ha vuelto a casa. Telémaco, hijo de Ulises, saldrá en la búsqueda de su padre para que la isla de ambos vuelva a su antiguo esplendor. No obstante, Ítaca no es el único lugar que anda intranquilo en Grecia…

El comic es una buena manera de presentar obras clásicas a los lectores neófitos. Y Telémaco supone un buen primer contacto con obras tan importantes como la Ilíada y la Odisea, historias épicas donde las haya. El hecho de empezar la narración de la segunda de estas epopeyas desde el punto de vista de Telémaco es bastante original, y la manera en que este tiene que lidiar con los problemas que su padre fue dejando detrás da mucho juego. La importancia que se le da a las otras potencias helénicas en el tebeo, además de sensación de buena documentación, da realismo a la obra, con un mundo que se sigue moviendo sin esperar a los protagonistas. Las abreviaturas de los nombres propios, sin embargo, no quedan bien y quitan lustre a una obra que combina muy bien acción con humor. Del dibujo de Kenny Ruiz, viejo conocido de este blog, poco diré no dicho ya: diseños muy atractivos tanto en lo humano como en lo mítico, buena expresividad tanto en lo facial como lo corporal, geniales coreografías para los combates… A todo esto hay que añadir el buen hacer de Noiry en las labores de coloreado, ideal para hacer todavía más vistosas las escenas a la luz del fuego o en las que aparecen divinidades como Eolo.

Desperta Ferro, 17,95€, 64 páginas

Por último, tenemos Alonso de Contreras, soldado de los Tercios, obra que cuenta con Juan de Aragón como dibujante (https://twitter.com/FisgonHistorico) y con Alberto Pérez Rubio como adaptador de la insigne autobiografía del corsario: ya desde muy niño, Alonso de Contreras sintió atracción por la vida militar, fijación esta que le llevará a alistarse en los ejércitos de Felipe III y combatir contra los enemigos de España.

Este tebeo es una buena adaptación de las memorias de Alonso de Contreras desde su infancia hasta su madurez y mostrando muy bien la España de la época junto al ambiente mediterráneo, con la encarnizada lucha contra los otomanos. La violencia está atenuada en según qué escenas y sucesos para no herir la sensibilidad de los más pequeños, pero la guerra sigue ahí y de manera fiel a los sucesos históricos. Dicho de otra manera: aunque un tanto suavizado, este es un excelente reflejo de aquel inigualable personaje barroco. Y a ello ha contribuido sin lugar a dudas Juan de Aragón con sus dibujos, simpáticos y humorísticos pero también precisos y limpios, con un más que bello coloreado. Tras toda esta labor, además, siempre se observa un gran ejercicio de documentación en vestido, armas, barcos y demás elementos de principios del siglo XVII.

lunes, 4 de noviembre de 2019

Protagonista, de Altozano, Lafuente, Ilych y Garrido

En la reseña de hoy toca hablar sobre Protagonista, el comic que cuenta con el guión de José “Dayo” Altozano (https://twitter.com/DayoScript) y con un apartado artístico, es decir, planificación, dibujo y color, en manos de, respectivamente, Ulises Lafuente (https://twitter.com/RataUnderground), Pablo Ilych (https://twitter.com/Pabloilyich) y Andrés Garrido (https://twitter.com/andreslaoveja).


David va a la universidad y acaba de cumplir años. Tras un festejo que no termina de ser ni de su gusto ni del de sus mejores amigos, Pedro y María, el joven vuelve a su casa para descansar y dormir. Cual no será su sorpresa cuando Kawachii, un gato parlante y alado, le despierte, aclamándole como el Heraldo del Cambio, héroe destinado a transformar el mundo. Pero puede que esta no sea una aventura tan sencilla como las de las películas y los videojuegos…
                                                                                                                          
Hay varias maneras de definir Protagonista: una es la parodia de los arquetipos clásicos del manga y el anime; otra es el fracaso de un héroe, y no solo a nivel heroico, sino también a nivel personal y vital. Sea como sea, este comic siempre dirá algo a quién lo lea.

Desde el punto de vista paródico, ya en cuánto se ve a Kawachii uno entiende la referencia a historietas como Cardcaptor Sakura o Sailor Moon, con animales mágicos que hacen de amigos, consejeros y guías de los personajes principales. Y aquí viene el primer golpe de efecto: Kawachii es un compañero fiel, pero es un guía pésimo para David y apenas sabe asesorarle cómo es debido. Lo mismo se puede decir de los estrictos maestros y de los personajes femeninos que solamente son una cara bonita: son puestos en ridículo a través de las figuras de Hagate y Namimi, respectivamente, el primero con una empatía casi nula en lo referente a su discípulo, y la segunda apenas aportando nada a la trama más que el atractivo físico (atacando duramente el fanservice). Tres cuartos de lo mismo se puede aplicar al villano de la obra, Nageku: sabemos que su objetivo es invocar al demonio Asmodeo para destruir el mundo… pero nada más. Ni pasado, ni motivaciones. Está hueco. Y todo esto no es casualidad, ya que Dayo ataca todos estos tópicos nipones para resaltar lo absurdos y/o nocivos que son en muchos casos; y no de manera simpática como ya hiciera Jesulink, sino de forma mucho más caústica.


Respecto a la caída del héroe: David no es un buen ejemplo de persona, con su talante ciertamente egoísta y que mira antes por sí mismo que por los demás. El hecho de que padezca depresión es un aliciente interesante y, sumado a todo lo anterior, es una llamada de atención impactante para afear conductas negativas como las ya referidas. Y como ejemplos de lo anterior, el momento en que David es incapaz de conectar como ser humano con Pedro cuando este está atravesando una experiencia traumática llena de remordimientos o el hecho de que sea incapaz de prestar atención a los problemas de María con Carlos, su antiguo novio. A modo de curiosidad: Pedro y María, amigos reales, son mucho más realistas y mucho menos planos que los ya mencionados Hagate y Namimi. Volviendo a David, vale la pena señalar que si bien sí que quiere ser un héroe y ser el protagonista de un suceso importante, no lo hace en pos de ayudar al prójimo, sino por poderse poner realmente al mando de su vida y sentirse importante, algo que le hará equivocarse y cometer muchos errores de distinto tipo. De criticar algo en este sentido, sería que hay determinados momentos o escenas de su periplo protagónico que no reciben todo el detenimiento que merecen y que dan la sensación de no haberse detallo o explicado todo lo que deberían. Fuera de esto, el final de la odisea de David, tras una primera lectura, Dayo consigue un efecto demoledor: deja mal cuerpo en el lector. Y lo hace con momentos duros, sí, pero más que valiéndose del melodrama, lo logra con el uso de las malas decisiones y malas maneras de afrontar la vida.

Ahora bien, frente a esta manera tan deprimente de acabar el tebeo, hay un pequeño resquicio de esperanza al que uno puede aferrarse. En la segunda lectura, un servidor prestó más atención a una viñeta (página 15, aunque es difícil de decir al no estar numeradas) en la que se aprecia que, en el ordenador de David, este lleva sin tocar un documento llamado “guion”  cerca de un año. Pues bien, los sucesos extraordinarios en la narración no empiezan a suceder hasta después de la visualización de la pantalla y del documento. Y, al estar las últimas escenas del tebeo visualizadas como un comic dentro de un comic, se puede interpretar que David ha canalizado toda su frustración y depresión en una obra artística. Y que me perdone el guionista si caigo (y casi seguro que es así) en la tan peligrosa sobreinterpretación, ya que es eso, o compararnos con David por el paralelismo de la primera y la última página.


Respecto al dibujo, pese a que el proceso de abocetado lo llevó a cabo Ulises Lafuente (de forma muy cinematográfica, además), el trabajo con los lápices y tintas como tal ha estado a cargo de Pablo Ilych. El dibujo de este respeta mucho al guión en lo referente a diferenciar lo realista de lo más inverosímil sobre el papel. Así, mientras que el vestuario de Pedro y María es indistinguible del nuestro, el de Hagate y Namimi parecen más propios de un videojuego o de una película subida de tono. Mención especial para Kawachii, por la apariencia de dibujo anime que contrasta bastante bien con la del resto del elenco. De hecho, brilla con luz propia, casi como si fuera un faro, sobresaliendo en esta labor el coloreado de Andrés Garrido. El susodicho, además, logra usar muy bien diversas tonalidades para transmitir el sentido trágico de la historia, tal y como con los lilas tras el primer encuentro con Nageku o los verdes tras del velatorio. Volviendo a Ilych, es capaz de dar lugar lo mismo a escenas costumbristas, tal y como las de la vida universitaria o las de una discoteca, y al mismo tiempo otras mucho más crudas y desagradables, tal y como la de cierto personaje desangrándose o la de otro siendo asfixiado entre lágrimas. Poca belleza en el sentido estricto de la palabra hay entre las páginas de este tebeo, salvo quizás la mirada de genuino arrobamiento de Kawachii hacia David o la María hacia el familiar.

En conclusión, si os gustan las tragedias que esconden reflexiones tanto sobre la literatura como sobre el ser humano, con unas cuantas vueltas de tuerca ácidas sobre arquetipos varios, no dudéis en leer Protagonista. Podéis haceros con este comic de 166 páginas gracias a la editorial Vivelibro y a los mecenas que creyeron en este proyecto de micromecenazgo por un precio de 25€: https://editorial.vivelibro.com/products/protagonista

Por último, la dedicatoria que me hizo Dayo en el tomo después de la presentación de esta obra en Omega Center, allá por septiembre de 2019 y que yo no habría conseguido se no ser por la amabilidad del autor y la buena fortuna de toparme con él antes de que se alejase demasiado de la librería. ¡Gracias de nuevo!


domingo, 27 de octubre de 2019

Dos inktobers y dos mermays

Los retos para los artistas de hoy día se hacen cada vez más variados e interesantes. Así, tenemos, como ya se ha visto alguna vez en este blog, inktobers (un dibujo entintado por cada día de octubre) libres o específicos, es decir, siguiendo determinadas listas o temáticas. Pero a este tipo desafíos se unen otros como el mermay, es decir, una nereida (que no sirena) por cada día de mayo. Y de todo esto trata la entrada de hoy, con dos muestras de cada una estas maratones ilustradoras.

64 páginas, 12€

El Inktober 2018 de RoitsSomething (https://twitter.com/roitssomething) tiene una particularidad frente a otros que he leído hasta el momento: se puede considerar un prólogo a una historia mucho más larga. Esta tiene tres protagonistas (los mismos de la portada), Reith, Gala y Elian y, a través de cada una de las ilustraciones del tomo, se va viendo poco a poco su misterioso viaje, el mundo en el que viven y las relaciones que hay entre el trío protagónico, gracias a los textos que acompañan a cada ilustración. La única queja que puedo mencionar a este respecto es que quizás se le da demasiado protagonismo a Elian en detrimento de Reith y Gala y hubiera estado bien un poco más de equilibrio; sin embargo, la sensación de amistad entre todos ellos se hace bastante real y los lectores seguro que se reconocen en alguna situación real vívida con sus amistades. Respecto al dibujo, los tonos son sumamente otoñales, con predominio de grises, marrones y naranjas, visión melancólica que contrasta en mucho con el atractivo aspecto de los personajes, esbeltos, guapos y generalmente de buen humor, aunque esto no quita que los momentos sombríos tengan bastante empaque.

36 páginas, 6€

En Warmaster, obra del mismo año que la anterior y cuya autoría pertenece a Jae Tanaka (https://www.facebook.com/jae.tanaka.3), será una delicia visual para los amantes del cartoon y la fantasía épica, y todo ello combinado bajo un prisma de seriedad o humor según el caso. Pero, ¿qué contiene este volumen? Pues personajes que van desde héroes a villanos, combatientes todos, hechos según la lista oficial del reto de 2018 y que son más que fáciles de imaginar dentro de una partida de rol. Épica y comicidad se dan de la mano en las páginas de esta obra con elecciones como que, con la palabra del 20 de octubre del año pasado, “frágil”, el autor decida crear a un caballero cuya heráldica representa un copo de nieve, detalle con lo que sacará una carcajada a más de uno; y, por otra parte, la de dar gran gravedad a los caballeros que escenifican “protegido o cauto (guarded)” y “reloj”, cada uno por motivos distintos, otorga mucha solemnidad a esas páginas.

32 páginas, 5€

En el Mermay de Airiv (https://twitter.com/airivdraws) se nos presenta a unas nereidas muy variadas, tal y como era de suponer al seguir la lista oficial de este mismo año. Así, puede crear a seres siniestros a partir de los términos “bruja” y “zombie”, otros sumamente bonitos como “arcoíris” y “medusa”, e incluso otros con denuncia e intención como “tortuga”. Rostros, expresiones, cuerpos y peinados muy distintos entre sí portan los seres acuáticos de Airiv, lo mismo jóvenes, que maduros o ancianos, amables o ariscos, espigados o redondeados… No hay una única paleta de colores definida y es sumamente variada, siendo más oscura o brillante según la personalidad de a quién acompañe.

64 páginas, 8€

En el Mermay de Laura Vázquez (https://twitter.com/tendencialcaos) se combina muy bien lo que es arte con ciencia: todas las nereidas del presente volumen están basadas en criaturas marinas reales: peces, erizos, pulpos, anémonas… Además de dárseles formas humanoides a todas ellas en las páginas impares, se aprovecha las pares para dar a conocer información sobre la forma de vida inspiradora de la nereida: su localización geográfica, su tamaño, su alimentación, sus particularidades más reseñables en lo físico y lo conductual… Los patrones de coloreado escogidos son verdaderamente cautivadores y resaltan mucho en el papel, y como ejemplo de ello el pez ángel emperador o el erizo exquisito. Si a esto le sumamos que la autora ha sabido reflejar bastante bien la personalidad de sus distintas criaturas en las nereidas, ya sean estas de timidez, agresividad o jovialidad, se puede afirmar que estamos ante un tomo tan curioso como bien documentado.

domingo, 20 de octubre de 2019

La Ficción, de Curt Pires y David Rubín

En la reseña de hoy toca hablar de La Ficción, tebeo que cuenta al guión con Curt Pires (https://twitter.com/curtpires) y al dibujo con David Rubín (https://twitter.com/davidrubin).


Cuando eran niños, Max, Tyler, Kassie y Tsang encontraron un libro que, tras ser leído en voz alta, te transportaba a mundos de ensueño. Durante una expedición a uno de estos, sin embargo, Tsang desaparece sin dejar rastro. Años después, cuando ya son adultos, Tyler también desaparece. Kassie y Max, bajo estas circunstancias, no tendrán más remedio que internarse de nuevo dentro de La Ficción, para descubrir que ha pasado con sus viejos amigos.

Si tuviera que comparar La Ficción con dos libros sería con La historia interminable, de Michael Ende, y con It, de Stephen King: dejar lo ordinario para viajar realmente a un paisaje literario, el poder de la imaginación, el grupo de amigos, una presencia misteriosa y oscura que los acecha y pone en peligro, el enfrentamiento con esta cuando ya son adultos… ¿Es una copia o plagio de estas dos famosas novelas? No, ni mucho menos. Así, si bien si que usa elementos que ya se han visto antes, también es cierto que los gestiona de manera distinta y con nuevos añadidos interesantes. Así, por ejemplo, tenemos la caracterización de la decidida Kassie o del más derrotista Max, los cuales, a través de varias escenas de su pasado, no solo se retratan bastante bien, sino que logran un desarrollo interesante. El hecho de que los padres de los protagonistas también supieran desde jóvenes del mundo de La Ficción da bastante juego, y la manera que tiene la trama de ir poco a poco revelando nuevos datos sobre sí misma está muy bien dosificada. Ahora bien, el principal problema al que se enfrenta La Ficción es el hecho de solo contar con cuatro capítulos, pues la historieta ha quedado terriblemente inconclusa y pide a gritos que se cierren sus cabos sueltos. ¿Qué son los entes Dorado y Oscuro?, ¿cuáles son sus propósitos?, ¿qué ocurría exactamente con los padres de Tsang y Max?, ¿qué pasará con el mundo de La Ficción tras el cuarto capítulo? Dar respuesta a estas preguntas es prioritario no solo para darle una satisfacción a los lectores, sino para cerrar en condiciones una buena obra.

Respecto al dibujo, David Rubín ilustra con su buen hacer habitual el presente tomo. Poco diré por aquí que no haya dicho ya en otras reseñas, pero se intentará. Para empezar, el mundo de La Ficción plasma muy bien lo que es la imaginación literaria, no solo con escenarios de ensueño sean estos más o menos oníricos, sino también con guiños visuales a personajes que van desde Pinocho a Wonder Woman haciendo de figurantes. Viñetas en que los niños ya adoptan expresiones que van a tener de adultos están muy bien conseguidas, sobre todo cuando son interrogados tras la desaparición de Tsang. Los diseños de los entes Dorado y Oscuro también están muy bien logrados, sobre todo en lo que respecta a los distintos aspectos que adopta el segundo de estos seres. Por último, el coloreado es altamente disfrutable, con detalles muy visuales tal y como la transmisión del peligro mediante el negro y el rojo.


En conclusión, si os gustaron obras como It o La historia interminable, dadle una oportunidad a La Ficción. Podéis haceros con este tebeo de manos de la editorial Astiberri por un precio de 17€, incluyendo entre sus 124 páginas, además de la historieta en sí, varios extras sobre el proceso de creación de la misma.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo el amable David Rubín en el Salón del Cómic de Zaragoza de 2019. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 13 de octubre de 2019

Fanzines varios

Hoy toca reseña múltiple, y más concretamente, de fanzines de muy distinto tipo, de tal manera que, por sus distintos géneros, es bastante probable que haya alguno que te acabé llamando la atención.

44 páginas, 6€

Presentes del pasado, de Casel (https://twitter.com/CaselHunter) y Tucanpasa (https://twitter.com/tucanpasa), nos muestra cinco historias que se van sucediendo cronológicamente en el tiempo y que en cierta medida están relacionadas e interconectadas entre sí: la de un obrero de 1925, la de dos jóvenes en 1939, la de un músico en 1950, la de una artista en 1980 y la de un mecánico en 1999. Ya sea a la hora de hablar sobre superación personal y adversidades, así como de amoríos, estas cinco historietas dejan buen sabor de boca al lector cuando las termina. Y pese a su mayor o menor lejanía en el tiempo, en todas uno puede sentir empatía hacia sus personajes: destinos truncados, metas dificultosas, esperanza pese a lo anteriormente señalado… Y todo ello con un apartado gráfico que, si bien no es perfecto y todavía tiene que mejorar en varios aspectos (como la carencia de fondos o la rigidez de algunas figuras), cumple con su función de ilustrar la trama y reflejar los golpes de la vida en los rostros de los protagonistas.

44 páginas, 8€

Aquel que viene, de The Curly Fugu (https://www.facebook.com/TheCurlyFugu/), tiene por protagonista a una familia que, desde su solitaria mansión en medio del bosque, recibe a un misterioso desconocido que cambiará para siempre sus vidas. Esta obra de terror, además de por el ambiente claustrofóbico que tan bien ilustra y narra, goza de otra gran ventaja: qué es exactamente la amenaza que acecha a los habitantes de la casa. Esta ambigüedad es interesante, puesto que hay diversas maneras de interpretar este peligro sombrío. El relato se encuentra ilustrado en todas y cada una de sus páginas, ayudando su estilo macabro, con el uso del blanco, el negro y el rojo como única paleta, a hacer de su lectura algo todavía más inquietante.

58 páginas, 10€

En Yo y mi ansiedad, de Andrea “Tau” Fernández (https://twitter.com/tautuaje), una joven debe enfrentarse a diario a dos monstruos muy reales: Ansiedad e Inseguridad. La autora ha hecho en este tomo un ejercicio muy valiente de sinceridad, exorcizando en el papel estos males que la acosan, al igual que a mucha otra gente. Ese es sin duda algo muy meritorio de este fanzine, es decir, poner cara a estos trastornos para que los que los padecen vean que no están solos y el resto sepa de esta lucha psicológica. Los dibujos acompañan en todo momento al diario de Tau, con una Ansiedad a veces más grande y más temible y otras más pequeña y risible, pero siempre destacable por su inquietante rostro cadavérico, chocando en mucho esa faz muerta e inexpresiva con unos gestos muy llenos de emoción por parte de la autora.

16 páginas, 3€

 En Monroe (obrita perteneciente a la saga  GRLFRNDS), de Bamidala (https://twitter.com/Bamidala), dos chicas se conocen y, pese a que la pasión rápidamente las une, más rápidamente todavía las separará. He aquí otro volumen con carácter autobiográfico, así como valiente, en este caso sobre los amoríos truncados de su creadora. Experimental tanto en la desencantada narración como, en cierta medida, en la manera de ilustrar la relación con Monroe, visualmente cabe destacar el bonito y encantador coloreado, así como el diseño de las dos protagonistas.

120 páginas, 10€

En Éramos perfectas, de Alejandra M. Campos (https://twitter.com/alex_taki), nos encontramos con tres amigas que, de jóvenes, se sometieron a cirugía estética para que su grupo de pop pasase de amateur a profesional; sin embargo, aquellas operaciones solo salieron como se esperaba en una de ellas. Alejandra M. Campos demuestra seguir teniendo talento para crear personajes psicológicamente complejos, atormentados y realmente dignos de lástima, tal y como ya se pudo ver con Spyglass o Solo soy una chica. No falta tampoco crítica social en medio de este drama, pues como ya queda reflejado en el título, las operaciones de belleza estética no solo son en muchos casos innecesarias, sino peligrosas si quién las hace no es un profesional. Y todo ello sin contar con lo complejos que pueden devenir de ellas. El dibujo, sobrio y en blanco y negro, sin ápice de humor frente a otras obras de Campos, no duda a la hora de plasmar el dolor humano, sea este físico o psicólogico.

miércoles, 2 de octubre de 2019

sábado, 28 de septiembre de 2019

Nuevo libro de un servidor: Hazañas españolas en el siglo XVIII

Me complace anunciar la salida de mi segundo libro al mercado: Hazañas españolas en el siglo XVIII.  En tan solo unos pocos días, y de manos de Actas Editorial, estará disponible en vuestras librerías habituales.


Tras escribir Grandes cargas de la caballería española, no pude evitar darme cuenta de una cosa: mi gran desconocimiento sobre el siglo XVIII. Con esto en mente, comencé a investigar sobre esta centuria y descubrí que estaba poblada de grandes gestas y héroes hispánicos. Algunos se han hecho recientemente con la fama y el reconocimiento que se merecen, tal y como Blas de Lezo o Bernardo de Gálvez. Sin embargo, otros muchos siguen en un triste e injusto olvido por parte de los españoles de hoy día.

Hazañas españolas en el siglo XVIII es mi humilde intento de arrojar luz sobre algunos de estos personajes históricos y las aventuras que protagonizaron. Así, en las páginas de esta obra se encuentran militares tan galantes como eruditos, caballeros de armas y letras tal y como Cervantes gustaba, que se enfrentan por igual a las tropas británicas que a los guerreros comanches o a los piratas berberiscos. No faltan de por medio tampoco grandes logros en distintos campos científicos que abarcan desde la navegación a la medicina, así como reformas sociales destinadas a mejorar la sociedad española de ambos lados del Atlántico. Para más detalles, dejo a continuación la sinopsis del volumen:


El XVIII es una época de gran importancia en la historia de España. El principio del siglo coincide con el cambio dinástico hispánico: al morir Carlos II, el último de los Habsburgo, deja en su testamento como sucesor a Felipe V, bisnieto de Felipe IV. Este último, el primero de los Borbones españoles, se encuentra ante sí un país en grave crisis, acentuada al ascender él al poder, ya que desató la Guerra de Sucesión (1702-1715). Fue este un conflicto tanto internacional, debido a que las distintas potencias europeas temían una hegemonía francesa y al mismo tiempo deseaban repartirse las posesiones españolas, como civil, por desear parte de la población española, sobre todo en la Corona de Aragón, tener por rey al archiduque Carlos de Austria, descendiente de Felipe III y por tanto también candidato a la corona española.  

Acabada la guerra y con los Borbones ya asentados en el trono hispánico, un país que desde la segunda mitad del XVII estaba agotado y postrado, resurgirá de sus cenizas. Este renacimiento se debe agradecer a los primeros monarcas de la nueva dinastía y a sus ministros, que empezarán a regenerar el país con notable éxito en campos tan distintos como el científico, educativo, militar, naval, sanitario, social…  

De ello dan fe las páginas de esta obra, en las que sobresalen grandes personalidades dieciochescas de la talla de Antonio Barceló, Agustín de Betancourt, Miguel Enríquez, los Gálvez, Antonio de Gaztañeta, Jorge Juan, Rafaela Herrera, Blas de Lezo, Alejandro Malaspina, Celestino Mutis, José Patiño, Junípero Serra, Zenón de Somodevilla, Pedro Virgili o Antonio de Ulloa, figuras que hicieron todo lo posible por defender y mejorar España.

Espero que disfrutéis con su lectura tanto como yo disfruté escribiéndolo.

¡Nos vemos en futuras presentaciones!

sábado, 21 de septiembre de 2019

Algunos fanzines a los que echar un ojo en la Japan Weekend de Madrid

Hoy y mañana tiene lugar una nueva edición de la Japan Weekend de la capital de España y, como viene siendo costumbre desde hace unos años, esto supone una excelente oportunidad para conocer artistas españoles. Estén estos en la zona no comercial o en el artist alley, la ocasión es más que buena para hacerse con sus productos: pósters, láminas, tomos en papel, llaveros, encargos personalizados…

En lo referente a los fanzines, aquí dejo una pequeña lista con algunos de los que podréis encontrar en las mesas de nuestros ilustradores:



Más oscuro es una colección de relatos cortos que de momento cuenta con dos números: La casa en lo alto de la colina y La torre de las mil almas. El primer tomo se adentra en la locura y los mitos lovecraftianos, con una investigación que lleva al protagonista a conocer horrores ancestrales que le dejarán malparado. El segundo, por su parte, ahonda dentro del folclore japonés, con un samurái que debe embarcarse en un viaje de redención para lavar una culpa pasada. A un servidor le gusta más el segundo número que el primero, ya que es mucho menos recargado y apelotonado y se hace más ameno, aunque esto no quita que el origen de 
la presente colección sea para nada un mal relato, sobre todo si se gusta del horror cósmico.

Estos dos fanzines, además del relato en sí, cuentan con numerosos dibujantes que dan forma a los monstruos y terrores que circulan por las páginas de sus historias, con estilos para todos los gustos, que van desde el cartoon hasta el realista. Algunos de ellos, tal y como JaeTanaka o Laura Vázquez estarán presentes en el evento dedicando sus obras.


Ink Messs, de Ian Pinkis (https://twitter.com/ianpinkis), es un sketchbook en el que el dibujante agrupa numerosos bocetos hechos entre 2017 y 2018. Estos agrupan mayoritariamente personajes originales de Pinkis, aunque ello no quita que pueda homenajear a los de otros medios (Zelda u Over the garden wall). Sea como sea, estos personajes presentan un aura generalmente tristona y melancólica, otoñal incluso, pero con un punto agradable a la vista, y todo ello con diseños de ropa lo mismo fantásticos que perfectamente vestibles.


Salta conmigo, de Sara h. Randt (https://twitter.com/HRandt), nos relata la travesía vacacional de dos jóvenes, Nico y Diago, mientras forjan una relación entre sí. Historieta breve y directa que combina bien costumbrismo y viajes, con buenos diálogos de por medio y con un Diago que a más de uno se le atragantará. El dibujo es muy dulce, quedando muy vistoso con el coloreado en blanco, negro y naranja.


El segundo tomo de Daily Life of Sefora, de A. C. Puig (https://twitter.com/ACPuig1), tiene todo lo bueno que tenía el anterior (reseña aquí): una protagonista divertida y como una regadera, situaciones tan absurdas como hilarantes a las que debe enfrentarse en su día a día, secundarios demenciales… Poco que añadir a lo ya señalado previamente, salvo que si te gustó el primer volumen adquieras sin dudar el segundo, y que si desconoces por entero esta historieta y te gusta lo absurdo, al menos le des una oportunidad.

domingo, 15 de septiembre de 2019

Justice TV, de Sergio Morán y Ulises Lafuente

En la reseña de hoy toca hablar de Justice TV, tebeo que cuenta al guión con Sergio Morán (https://twitter.com/ehtio) y al dibujo con Ulises Lafuente (https://twitter.com/RataUnderground).


Alexander Doyle ha sido secuestrado debido a sus particulares habilidades. En medio de su cautiverio, Doyle se ve sorprendido por los integrantes de Justice TV, superhéroes televisivos que, a cambio de liberarle, desean contar con él en su equipo. ¿Qué deparará el destino a estos individuos tan particulares?

Hemos creado el primer grupo de superhéroes rentable a nivel económico”. Este fragmento de diálogo, perteneciente a una conversación entre Doyle y The Boss, el jefe del equipo  Justice TV, resume muy bien el planteamiento del tebeo: un supergrupo cuyos sueldos se logran grabando y emitiendo en directo sus hazañas por televisión. Esta idea de reality show está muy bien llevada al papel: los ingresos de los héroes dependen de la espectacularidad de sus acciones en cada misión, hay entrevistas cuando el peligro ya ha terminado…  Y todo ello combinando muy bien cinismo (en pos de la audiencia), sentido del humor y acción superheroica. En lo referente a la comedia, los seguidores de Morán verán los chistes un tanto más rebajados en número que en comics como EL Vosque o ¡Eh, tío!, pero pese a ello su humor se nota y se disfruta, tanto en el chiste verbal como en el visual. Lo relativo a los superhéroes también es más que correcto, pues pese a la necesidad de dinero no dejan de luchar a favor del bien y de la justicia, y enfrentando a todo tipo de enemigos que van desde fuerzas paramilitares a científicos locos y piratas que viajan en el tiempo.


Los cuatro personajes principales  de la historieta se complementan muy bien entre sí. Para empezar, tenemos a The Boss, productor del programa y cabeza del grupo heroico, el cual suple su falta de poderes sobrehumanos con su liderazgo y entusiasmo. Luego tenemos a Galatea, una mujer cuya habilidad (o maldición) más notoria es la indestructibilidad, poderosa resistencia que la longeva guerrera combina con una locura muy cercana al sadismo. Alexander “Quickmid” Trevor, además de ser ”aparentemente” el más sensato del grupo, tiene un poder bastante original: es capaz de aprender cualquier habilidad a cambio de olvidar otra. Por último, estaría Powerless, una joven poseída por un espíritu maligno que lo destruye todo a su alrededor, contrastando en mucho esta invocación con el talante tranquilo de su huésped. En conjunto, estos cuatro individuos (junto a un equipo de cámaras tras el que hay un realizador que a más de uno le hará pensar en El show de Truman), forman una agrupación de lo más entretenida y heterogénea.

Respecto al dibujo,  Ulises Lafuente ya es un viejo conocido del blog por sus viñetas que lo mismo crean mundos de futuristas y de ensueño que relatos costumbristas, con un estilo que a primera vista puede parecer sucio y descuidado pero que en realidad tiene bastante detalle y mimo. Y el comic de superhéroes que supone Justice TV no es una excepción a lo anteriormente señalado: los diseños de los personajes o los combates en los que se ven envueltos ya transmiten un estilo especial y que se hace bastante atractivo a la vista, algo que también se puede decir del coloreado, tal y como a la hora de representar escenarios. Algo hay que criticar, sin embargo, y es que de los tres capítulos componen la obra, es sin duda el tercero el que peor efecto hace: según avanzan sus páginas, parece que llega un momento en que apenas se ha pasado del abocetado, casi como si hubiera habido dejadez o muchas prisas por terminarlo.


En conclusión, si queréis una historia corta sobre superhéroes que, pese a ser un poco gamberros y monetarios, siguen velando por la humanidad, dadle una oportunidad a Justice TV. Podéis haceros con este tebeo de manos Fandogamia por un precio de 10€, incluyendo este entre sus 86 páginas, además de la historieta en sí, algunos extras sobre el proceso de creación de los personajes.  A continuación, parte de lo anteriormente señalado, cortesía de sus autores: http://justicetv.es/comic/1/nueva-frecuencia

Por último, las dedicatorias que me hicieron en el tomo los amables Morán y Lafuente durante la Japan Weekend de Madrid de septiembre de 2018. ¡Gracias de nuevo!



lunes, 9 de septiembre de 2019

Liquid Memories, de Fidel de Tovar y Daniel Bermúdez – Tomo 1

En la reseña de hoy toca hablar del primer tomo de Liquid Memories, manga que cuenta al guión con Fidel de Tovar (https://www.facebook.com/fdetovar) y al dibujo con Daniel Bermúdez (https://www.facebook.com/dani.bermudez.herrero).


El homicida múltiple bautizado por la prensa británica como “El asesino del agua” detuvo sus crímenes hace un año. Sin embargo, nuevas víctimas cuyas muertes siempre están relacionadas con el agua vuelven a aparecer por Londres. ¿Qué patrón hay entre estas muertes tan diversas? ¿Qué pretende su autor con ellas? ¿Y qué relación tiene con este criminal el famoso dibujante Etahn Wood?

Después de la historia de leyendas y fantasmas de  Arashiyama (reseña aquí), el dúo compuesto por Bermúdez y Tovar lleva al papel el thriller de Liquid Memories: un asesino misterioso  sin una victimología clara, un parón de un año en sus crímenes, y varias personas de por medio que, pese a desconocerlo, están vinculadas con las muertes. Poco se puede profundizar en esta obra sin desvelar secretos de la trama, pero se darán varios motivos para darle una oportunidad a su lectura.

En primer lugar, destaca el gran número de personajes que se mueven dentro de la trama y la hacen avanzar, siempre con un papel más o menos importante a cumplir y con una buena caracterización de por medio; de ellos, uno de los principales sería el ya mentado Ethan, así como el inspector Kolt Müller o la joven Alice Tailor, aunque los secundarios (e incluso esporádicos) también pueden dar alguna buena sorpresa. En segundo lugar, el misterio en torno a los asesinatos del agua, que mantiene enganchado a las páginas del tebeo; en este tomo (de los dos que componen la saga) se conoce el “quién” y el “cómo” tras ellos, pero se deja el “por qué” para el siguiente volumen, manteniendo así misterios todavía por resolver.

Respecto al dibujo, Daniel Bermúdez sigue en líneas generales con un estilo similar al visto en Arashiyama, pero con una orientación mucho más realista. Así, de esta manera, si bien los personajes siguen siendo muy expresivos y fácilmente diferenciables del resto del elenco, las ropas, peinados y demás modas no desentonan en absoluto con las que nos encontraríamos por la calle ahora mismo. Tres cuartos de lo mismo para los escenarios: en vez del Japón folclórico y natural, aquí nos encontramos con el Londres contemporáneo,  lo mismo con edificios representativos que con sencillos apartamentos o tiendas de barrio. Las estampas son bastante variadas y el ilustrador consigue con ellas lo mismo mostrar escenas cotidianas que otras perturbadoras y cruentas.


En conclusión, si queréis ver un thriller interesante y que homenajea a Urasawa, dadle una oportunidad a Liquid memories. Podéis haceros con este manga de Norma Editorial a un precio de 8’50€, incluyendo entre sus 216 páginas algún que otro extra.

Por último, las dedicatorias que me hicieron en el tomo los autores durante el Comic Barcelona de 2019. ¡Gracias de nuevo por vuestra simpatía!