domingo, 17 de marzo de 2019

Ella, de Élie Chouraqui y Alberto Jiménez Alburquerque

En la reseña de hoy toca hablar de Ella, tebeo que cuenta al guión con Élie Chouraqui y con Alberto Jiménez Alburquerque en el dibujo (https://twitter.com/ajalburquerque).


El profesor universitario Holly Horace es visitado por su viejo amigo Vincey, horas antes de que este último muera. Vincey confiesa a Holly el trágico sino de su familia, la cual está eternamente atada a Ella, una misteriosa reina y hechicera africana. Como último deseo, el moribundo pide al profesor que sea el tutor de su único hijo, Leo, así como de encaminarle hacia su destino: enfrentarse a Ella, “La que debe ser obedecida”.

Aventuras del estilo de Las minas del rey Salomón siempre han sido muy del gusto del público. Y confieso que mi sorpresa fue grande cuando supe que Ella, originalmente, había sido escrita por el mismo autor, Rider Haggard. Pues bien, estamos ante una versión de la misma llevada a las viñetas de forma más que entretenida. Así, pese a que historias de inmortalidad, reencarnación, aventuras en reinos perdidos y maldiciones dinásticas son de uso bastante común a día de hoy, esta, además de ser totalmente original a finales del XIX, sigue manteniéndose en buena forma en la actualidad. El viaje a África por exploradores europeos, la sensación de que están bajo un peligro constante, tanto por la naturaleza como por algo que está más allá de la vista, los enfrentamientos con nativos y con bestias, todo ello, contribuye a reforzar esa sensación de aventura. Esto último también es aplicable a Ella, personaje que, además de dar nombre al relato, se nos empieza mostrando como un ente temible y misterioso, pero que, una vez se empieza a conocer, da mucho más de sí. El trío protagónico formado por el joven Leo, el profesor Holly o el criado Job también está muy logrado, por los lazos fraternales que acaban forjando entre sí y por las pequeñas diferencias que caracterizan a los tres, haciendo del grupo uno muy agradable de leer.

Respecto al dibujo, Alberto Jiménez Albuquerque dota de fuerza e intensidad a la historieta. Y esto lo logra, en primer lugar, con escenarios detallados que van desde las ampulosas calles londinenses y remotas aldeas a embravecidos mares y colosales montañas. Todo esto también es aplicable a los personajes, puesto que el ilustrador, dentro de su estilo, da lugar a unas personalidades bien diferenciadas: tal y como Leo, con su melena y sonrisa felina; Holly, con sus rasgos simiescos pero eruditos también; Job, de físico áspero pero de expresión afable; Billali, con sus ojos de zorro; y Ella, con todo el misterio, seducción y poder que la rodea. E incluso sabe dar lugar a algún que otro chiste gráfico, tal y como con el rostro asombroso de Ustade cuando Leo desenfunda su cuchillo ante ella. El coloreado da también mucho juego visual, y con una gran preponderancia de los ocres, para hacer de las viñetas algo más espectacular.


En conclusión, si os gustan las historias de aventuras en mundo perdidos con maldiciones de por medio, dadle una oportunidad a Ella. Podéis haceros con este tebeo de Yermo Ediciones por un precio de 30€, incluyendo entre sus 151 páginas, además de los tres números de la saga, varios extras sobre el proceso de creación de la misma.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo Alberto Jiménez Alburquerque en el Salón del Cómic de Castilla y León de 2019. ¡Gracias de nuevo por tu amabilidad!

domingo, 10 de marzo de 2019

Doble reseña: El Gran Libro de los Magos y Pajas mentales

En la entrada hoy toca hablar de dos obras diferentes pero unidas por lo que a humor se refiere: El Gran Libro de los Magos y Pajas mentales, la primera del guionista Cristian Timoneda (https://twitter.com/timoneda) y la dibujante Sábrina Cámara (https://twitter.com/khioora),  mientras que la segunda corre a cargo íntegramente de Sara Jotabé (https://twitter.com/sarajotabe).

En El Gran Libro de los Magos, para empezar, estamos ante un conjunto de chistes formados por dos componentes: un juego de palabras y una estampa visual que lo refuerza. Se usa (o abusa) bastante de la gracia de la palabra “mago” como contracción de “me hago” en la primera mitad del volumen, aunque según se llega a la segunda ya va habiendo mayor variedad de material cómico. Así, páginas como la de “Demagogo” con Saruman dando un mitin ante los uruk-hai o “Magacine” con Harry Potter, Hermione Granger y Ron Weasley viendo una película, son bastante simpáticos y divertidos por lo general, sacando desde una sonrisa hasta una risa según el caso. El dibujo de Sabrina Cámara ayuda bastante a dar forma al libro, tanto por su estilo a medio camino entre lo entrañable y lo gamberro como por los guiños más o menos sutiles que hace a la cultura popular: Doctor Strange, Rincewind o Skeletor ayudarán en mucho con su complicidad, aunque aparecen no poco casos de personajes originales también de agradecer.


En conclusión, si queréis una obra divertida en relación a la fantasía, dadle una oportunidad a El Gran Libro de los Magos. Podéis haceros con esta obra de 64 páginas por un precio de 12´99€, el cual incluye, además de las estampas comentadas, como extras, una entrevista paródica a los autores, y una charla en un bar entre Dumbledore y Gandalf. Por último, la dedicatoria que me hizo Sabrina Cámara durante el Salón del Cómic de  Zaragoza de 2018. ¡Gracias de nuevo!

¿Reconocéis al hechicero en cuestión?

Por otra parte, en Pajas mentales, tenemos las conversaciones y divagaciones de la autora ocurridas durante sus sesiones de estudio con sus amigos Guillén y Coral. El humor absurdo y repentino es la columna sobre la que se erige este tebeo.  Sexo, comida o materia escatológica son algunos de los temas que se tratan en este comic, muchas veces a través de, a falta de otro término más preciso, auténticas idas de olla. Ejemplos de ello los tenemos en la historieta de las sirenas que vigilan por el buen funcionamiento del alcantarillado partiendo de una visita al baño o los enamoramientos del queso Esteso. Respecto al dibujo, Sara Jotabé ilustra de manera sencilla y caricaturesca, creando figuras simples y esquemáticas con las que rápidamente lleva sus experiencias físicas y mentales al papel.


Si bien todo esto hace del presente libro uno no apto para todo tipo de lectores, por su extrañeza y forma de pasar de un tema o un pensamiento a otro sin apenas transición aparente, no deja de ser una lectura interesante para aquellos que deseen probar cosas diferentes. Podéis, pues, haceros con Pajas mentales gracias a la editorial Letrablanka por un precio de 14€. Por último, aquí dejo la firma en el tomo de la dicharachera Sara Jotabé hecha también en el Salón del Cómic de Zaragoza de 2018. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 3 de marzo de 2019

Solo soy una chica, de Alejandra M. Campos

En la reseña de hoy toca hablar sobre Solo soy una chica, fanzine obra de Alejandra M. Campos (https://twitter.com/alex_taki).


Chica es una joven que tiene las cosas muy claras: se ha enamorado de Él. Y pese a que el objeto de sus amores tiene novia, eso no le supone a Chica ningún impedimento: Él será suyo a cualquier precio.

Con esta premisa empiezan las desventuras de Chica, una, valga la redundancia, chica con una mentalidad bastante mentirosa, egoísta y frívola. Y lo mejor de todo esto es que la autora la lleva al escarnio muy sutilmente, sin hacerlo en ningún momento mediante el narrador y alejándose de simples moralinas, todo ello mediante de las reacciones de los otros personajes. La actitud falsa  e hipócrita de la protagonista, si bien es narrada de forma bastante ácida y trágica, también tiene bastantes toques humorísticos que hacen el relato más llevadero.

Respecto al dibujo, Alejandra M. Campos, ya vista en este blog gracias a Spyglass, lleva en este caso al papel un estilo más sencillo y caricaturesco que en el manga ya señalado, pero igualmente disfrutable. Así, pese a que apenas hay fondos, estos se descartan a favor de las acciones de los personajes principales, sean Chica, Él, la hermana de la primera o la pareja del segundo, todos ellos identificables rápidamente por algo tan efectivo y directo como los peinados e incluso por el gesto facial. Situaciones incomodas, sexo desagradable, la no intención de no cambiar de mentalidad… todo ello queda más que bien llevado al papel.


En conclusión, si queréis una obra tragicómica y bastante valiente por su final (y más a día de hoy), dadle una oportunidad a Solo soy una chica. Podéis haceros con este comic de 72 páginas por un precio 6€ en eventos a los que acuda su autora. Aquí os dejo un enlace cortesía de su creadora con el primer capítulo del fanzine: https://www.yumpu.com/es/document/read/62385096/solo-soy-una-chica-preview


Por último, la dedicatoria que me hizo la amable Alejandra M. Campos durante la Japan Weekend de Madrid de febrero de 2019. ¡Gracias de nuevo!

miércoles, 27 de febrero de 2019

Séptimo aniversario del blog

Pues otro añito que cumple el blog… ¡Y ya van siete!

Para empezar, no puedo sino agradecer su fidelidad a los viejos lectores de esta página, así como a los nuevos (tal y como Piper Valca o TIBURON aquí en Blogger). Gracias a vosotros, y sobre todo a los que dejáis comentarios, vale la pena seguir reseñando semana a semana. Que por cierto, y como ya los veteranos habrán advertido, he cambiado, al menos temporalmente, las fechas de publicación, pasándolas de los miércoles a los domingos. Quizás por esto ha habido cierta reducción en las visitas de este séptimo año. Así, si bien se ha pasado de 158.101 a las 194.165 actuales, también es cierto que se ha bajado de 42.766 visitas en el anterior año hasta 36.064.

Las entradas más vistas de este año son las que siguen:

5) Infinity Outrage (https://caballerodecastilla.blogspot.com/2018/06/infinity-outrage-de-victor-santos-y.html): ciencia ficción, filosofía, clones, escaramuzas, conspiraciones, comandos… si alguna de estas cosas os gustan, leeros el tebeo, conozcáis o no el juego de rol de Ininity, que se entiende perfectamente.

4) Masks y Dungeonland (https://caballerodecastilla.blogspot.com/2018/03/doble-resena-masks-y-dungeonland.html): la primera de las reseñas dobles, que funcionó bastante bien. A ver qué tal las siguientes…

3) La hija de la tormenta (https://caballerodecastilla.blogspot.com/2018/03/la-hija-de-la-tormenta-de-victor-santos.html): Siempre es un placer volver al universo de los Reyes Elfos, y si estas expansiones enriquecen un mundo ya de por sí rico, mejor que mejor.

2) Los ocultos (https://caballerodecastilla.blogspot.com/2018/07/los-ocultos-de-david-brana-y-juanma.html): esta es una de esas obra complejas que hay que leer dos o tres veces para cogerles el truco… pero en las que bien vale la pena el tiempo gastado.

1) Los caballeros de la Orden de Toledo (https://caballerodecastilla.blogspot.com/2018/06/los-caballeros-de-la-orden-de-toledo-de.html): Lorca, Dalí y Buñuel enredando en misiones secretas de jóvenes… ¿se puede pedir algo más?


Y, en fin, tocará seguir otro año hablando de obras españolas. ¡Nos leemos! 

Dedicatoria de Los Dalton, de Jesús Alonso Iglesias.
Si os gustan los western, no dudéis en leer
este tebeo

domingo, 24 de febrero de 2019

Sketchbook Vol. 2 – Witches, de Julia Madrigal

En la reseña de hoy toca hablar sobre el segundo sketchbook de Julia Madrigal (http://juliamadrigal.blogspot.com/).


Si en su anterior libro de ilustraciones (reseña aquí) Julia Madrigal llevaba al papel todo tipo de personajes, en este segundo volumen se centra en un grupo muy concreto: las brujas. Las dieciséis hechiceras que aparecen en el tomo son de todo tipo de latitudes, épocas y poderes. Así, lo mismo podemos ver rituales vudú y mitología griega que calderos, velas y bolas de cristal. Aquí viene, al mismo tiempo, lo mejor y lo peor del presente volumen: se nota que Madrigal sabe muchísimo de magia en numerosas culturas, pero a las estampas les falta algún pie de página para que los lectores bisoños en el tema (como un servidor) se ubiquen.  

Respecto al dibujo, Julia Madrigal sigue poseyendo ese estilo a medio camino entre lo elegante y desenfadado que tan rápidamente entra por los ojos. Y con él, lleva al papel todo tipo de personalidades, con magas buenas, brujas malignas y hechiceras de lo más ambiguo. Y esto con solo unas pocas pinceladas faciales, así como también un lenguaje corporal y unos escenarios muy escogidos, todo lo cual destaca todavía más con las tintas de cada página.


En conclusión, si os gusta lo esotérico y maravilloso, no dudéis en adquirir el segundo sketchbook de Julia Madrigal, bien entrando en contacto directo con su creadora, bien en algunas tiendas especializadas, como la de Viñetas en Madrid (http://xn--vietascomic-2db.com/es/).

Por último, la dedicatoria que me hizo la amable Julia Madrigal precisamente en Viñetas en enero de 2019. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 17 de febrero de 2019

Crónica de la Japan Weekend de Madrid de febrero de 2019

En la entrada de hoy toca comentar mi paso por la última edición de la Japan Weekend madrileña el sábado 16 de febrero, no sin antes volver a agradecer a su organización una vez más la confianza depositada en mí a través de su pase de prensa.


A eso de las 11:00 llegué a IFEMA, si bien no pude entrar en el evento hasta media hora después. ¿El motivo? Que, frente a otras ocasiones, se repartían las acreditaciones de prensa junto a los de otros profesionales, creándose así una fila bastante lenta.


Ya dentro de IFEMA, y ya valorando lo positivo, los asistentes comprobamos que la cita madrileña va creciendo año a año: los pabellones 2, 4 y 6 estaban abiertos ante nosotros. De los tres pabellones, quiso la suerte que entrase por el segundo. Una vez allí, pude comprobar en persona que el evento, tras dos horas abierto, ya estaba bastante concurrido.


Casi lo primero que se veía desde la entrada, además del lleno de ofertas puesto de Selecta Visión, era el Artist House, ubicación a la que no tardé en acudir para hacerme con un buen botín de tomos autoeditados, tal y como los que se ven bajo estas líneas: Botanical witches, de Miriam E. G.; Dilemas de una dibujante manga, de Rikku Hanari;  Aquel que viene, de Leonor Jiménez; y Likantro Furioso, de Pablo Rodríguez.



Tras adquirir estos cuatro tomos, seguí vagabundeando por el segundo pabellón, topándome tanto con el área de conferencias, lugar donde en aquellos momentos se daba una charla sobre webcomics, como con la tienda y la exposición de figuras de Banpresto, con esta última especialmente centrada en Dragon Ball.




Hecho esto, avancé hasta el cuarto pabellón, y tras ojear los diversos puestos de editoriales y tiendas de merchandising, llegué a la zona de no comerciales, la cual contaba en esta edición con cerca de doscientas mesas. Durante el trayecto hacia el lugar tuve la suerte de coincidir con Nari Springfield, y entre que hablábamos de literatura, llegamos al pasillo que compartían, entre otros, Studio Kôsen y Pussy Crazy Club. Allí, entre que Noiry me dibujaba un Dio Brando en su La Bete Noire, departimos durante un rato sobre JoJo's Bizarre Adventure.


Por esta zona, en la cual estuve una muy buena parte del evento, también acabé por adquirir más fanzines, tal y como el Ink Mess, de Ian Pinkis; Abyss, de Laura Gutiérrez; Kirk has a kink, de MV Purple Spot; o Soy solo una chica, de Alejandra M. Campos.



Todavía deseando llegar a ver todo el evento, enredé un poco más en la feria. Así, además de ver que en lo que respectaba al apartado gastronómico no faltaba de nada, también me dejé caer por las zonas de videojuegos, áreas donde los asistentes podían probar en primicia juegos como Jump Force, Sekiro: Shadows die twice o Summer in Mara, este último español. Finalmente, y ya llegadas las 15:30, y comprobándome bastante agotado, me retiré camino al hogar.



A modo de reflexiones finales, los siguientes puntos. La Japan Weekend madrileña sigue creciendo edición a edición ya que, pese a haber pasado de 300 puestos no comerciales a 200, ha aumentado de tamaño, de tal manera que los espacios del evento rara vez están congestionados hasta tal punto de no poder avanzar en todo momento. La luz amarilla también ha sido un problema para varios dibujantes, ya que afectaba bastante a su manera de ilustrar y colorear. Fuera de esto último, el número de artistas seguía siendo muy alto, y entre fanzines, llaveros, pegatinas e ilustraciones había una oferta muy amplía de productos que adquirir allí y no en tiendas normales. Además de lo que a dibujantes se refiere, había una oferta de entretenimiento mucho más amplia: probar videojuegos por estrenar, conciertos, lucha libre, conferencias, exposiciones… No había espacio para el aburrimiento, por lo que se puede seguir concluyendo que Japan Weekend sigue siendo un entretenimiento de lo más atractivo y diverso para aquellos que quieran darle una oportunidad.  

domingo, 10 de febrero de 2019

Zilia Quebrantahuesos, de Laura Rubio

En la reseña de hoy toca hablar de  Zilia Quebrantahuesos, tebeo obra de Laura Rubio (https://www.facebook.com/laurarubioart).


Zilia es una joven que pronto será una de los baterou, una hermandad de mediadores entre el mundo humano y el sobrenatural. Pero tras el encuentro con una lamia en medio del bosque, Zilia se replanteará si es digna de semejante legado.

Tras leer Queronea guardaba buen recuerdo de Laura Rubio. Y pese a que Zilia Quebrantahuesos tiene una tónica bastante distinta, la obra es igual de disfrutable y entretenida. Igual que con su Filipo II, asistimos ante un conflicto interno del personaje principal de la historieta, aunque esta vez no trata de verse entre el deber y la amistad, sino ante la capacidad de poder o no cumplir con las expectativas que nos hemos impuesto. Pero toda esta materia psicológica no es la única cosa buena del tomo. Así, por ejemplo, este resulta una excelente inclusión del folclore aragonés en medio del siglo XI hispánico, alejándose de lo que supone la frontera sureña y la Reconquista para centrarse en el territorio interior, con el día a día más o menos problemático de sus habitantes, humanos o no. Y en referencia a esto último, vale la pena señalar la buena implementación de lo legendario en el tebeo, con criaturas como los diaplerons o el dragón de Peña Oroel.  Tampoco se puede dejar de hablar de los personajes: la lanzada Zilia, el astuto Atland, el no tan espabilado Erco, la ambigua lamia… todos ellos dan lugar a un colorido elenco.

Respecto al dibujo, Laura Rubio muestra un estilo bastante diferente al ya reseñado en Queronea. En vez de una combinación de escenas de batalla sucias y cruentas junto a otras más tranquilas y elegantes dignas de ánforas, aquí el estilo es más uniforme. También es, igual que la lectura, más ordenado y con una estructura más lineal, con lo que se sigue con facilidad. Aquí lo mismo la autora nos deleita con escenas fraternales que incluyen contarse un cuento u organizar alguna trastada que disputas de tabernas o batallas dignas de epopeya, así como estampas de no poco extrañamiento donde se cruzan lo onírico con lo reflexivo. Los personajes, dueños de unos grandes ojos, están lejos de ser idílicos, puesto que a menudo están manchados, heridos o abatidos de alguna forma. Si a todo lo anterior le añadimos unos fondos bien trabajados y un magnífico y variado coloreado, se puede señalar el apartado gráfico como más que grato a la vista.



En conclusión, si os gustan las historias de aventuras, leyendas y reflexión sobre uno mismo, dadle una oportunidad a Zilia Quebrantahuesos. Podéis haceros con es comic de GP Ediciones por un precio de 12€, incluyendo entre sus 72 páginas, además de la historieta en sí, algunos extras, como el proceso de creación de la misma, o la evolución del diseño de la protagonista.

Por último, la dedicatoria que me hizo la amable Laura Rubio durante el Salón del Cómic de Zaragoza de 2018. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 3 de febrero de 2019

Supermala, de Roberto Malo y XCAR Malavida

En la reseña de hoy toca hablar de Supermala, tebeo que cuenta al guión con Roberto Malo (http://robertomalo.blogspot.com/) y al dibujo con XCAR Malavida (https://xcarmalavida.com/).


Pilar es una cartera que, tras quedarse embarazada, descubre que ha desarrollado superpoderes: sus cinco sentidos se han ampliado, sus golpes son más certeros y duros… Decidida a que el mundo al que llegue su hija sea un lugar seguro, Pilar toma una decisión: combatirá las injusticias de su ciudad bajo la identidad de Supermala, guerrera inmisericorde con el mal.

Supermala, como obra superheroica, es bastante curiosa en lo referente a los géneros en los que se maneja: equilibra muy bien un tono generalmente humorístico y amable con otro mucho más serio cuando hace falta. Así, lo mismo que se hacen chistes costumbristas sobre el día a día de una embarazada y la vida familiar junto a bromas sobre las identidades secretas de los comics, al mismo tiempo que se ven preocupaciones de la sociedad actual: el robo con violencia, la morosidad, el maltrato, la pedofilia, los excesos urbanísticos… Y pese a lo que pueda parecer, la obra es perfecta para todos los públicos, con los adultos y los niños disfrutando por igual de una obra entrañable y que huye de moralinas superficiales, para dar en su lugar importancia a valores como el civismo, la justicia o la familia. Quizás falta algún que otro matiz gris o ambiguo a la obra, pero tampoco es algo que la eche para abajo.

Respecto al dibujo, Malavida nos alegra la vista con un estilo simpático y redondeado que se hace muy grato a la vista. Los rostros de los personajes, además de ser muy expresivos, sirven para que el lector pueda catalogarlos rápidamente como buenos o malos (he aquí también cierto maniqueísmo) a través del binomio de lo agradable y desagradable, aunque el lenguaje físico también contribuye a la buena impresión visual que causa la gesticulación de los personajes o a la contundencia de las palizas que da la protagonista. Y a propósito de esto último, vale la pena señalar como le cambia la mirada a Supermala cuando se enfrenta al crimen hasta embrutecerla en gran medida. Un buen coloreado y unos cuidados fondos son los elementos que rematan un buen apartado gráfico.


En conclusión, si os gustan las historias de supehéroes divertidas y con cierto compromiso, dadle una oportunidad a Supermala. Podéis haceros con este tebeo de 72 páginas de Editorial Cornoque por un precio de 10€.

Por último, la dedicatoria que me hicieron los dicharacheros Roberto Malo y XCAR Malavida en el Salón del Cómic de Zaragoza de 2018. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 27 de enero de 2019

The Plus Plus Plus artbook, de Luis Toses

En la reseña de hoy toca hablar de The Plus Plus Plus artbook, libro de ilustraciones de Luis Toses (https://toses.tumblr.com/).


En esta obra Toses ilustra en cada página (salvo por la notable excepción del protagonista de 12 hombres sin piedad), un elenco completamente femenino. Este combina varios casos de homenajes a series o películas como Drangon Ball GT (Pan) o Isla de perros (Tracy Walker), con personajes surgidos directamente de la imaginación del autor. Entres estos últimos, aunque con algunas combatientes de por medio, lo más predominante estriba en mujeres en medio de estampas costumbristas (sin miedo a romper tabúes), aunque muchas veces con cierto velo de locura, sea este más evidente o más sutil.



Respecto al dibujo, lo primero que llama la atención del estilo de Luis Toses, además de su buen manejo de lo cartoon, es la gran cantidad de mujeres diferentes que es capaz de llevar al papel: delgadas o con curvas, jóvenes o mayores, de diversas latitudes y épocas, con todo tipo de peinados… O dicho de otra manera, que no hay dos iguales, y no solo en lo físico, sino también en lo que a personalidad se refiere, pues el dibujante dota a sus creaciones de gran expresividad, tanto para darles un carácter pacífico como agresivo, así como divertido o serio. El coloreado entra rápidamente por los ojos y hará las delicias, con unas páginas tremendamente luminosas frente a otras mucho más tétricas.



En conclusión, si queréis ver mujeres de todo tipo de condición o cuerpo, dadle una oportunidad a The Plus Plus Plus artbook. Podéis haceros con este volumen de 54 páginas por un precio de 12€.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo el amable Luis Toses durante la Japan Weekend de Madrid de septiembre de 2018. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 20 de enero de 2019

Kanan, el último padawan, de Greg Weisman y Pepe Larraz

En la reseña de hoy toca hablar de Kanan, el último padawan, comic que cuenta al guión con Greg Weisman (https://www.facebook.com/official.greg.weisman/) y al dibujo principalmente con Pepe Larraz (https://www.facebook.com/pepe.larraz).


En medio de las Guerras Clon, el joven padawan Caleb Dume cree haber encontrado su lugar en el mundo. Pero todo el mundo que Caleb conocía acaba de la noche a la mañana con la nefanda Orden 66 y la proclamación del Imperio. Ahora los jedis son presas del nuevo régimen y el padawan deberá aprender a sobrevivir en un universo despiadado y hostil bajo una nueva identidad: la de Kanan Jarrus.

Star Wars ha sido una saga fílmica que ha trascendido mucho más allá de su universo original, hasta el punto que varias de sus ramas dan lugar a nuevas ramificaciones. Este es el caso de Kanan, historieta que surge directamente de la serie animada de Rebels, y de su mente creadora, Greg Weisman. Pues bien, este guionista lleva al papel a Kanan Jarrus, para explicarnos sus orígenes a través de dos tomos. Así, seremos testigos de su asignación como aprendiz a la maestra Billaba, su bautismo de fuego, su paso por las Guerras Clon, la Orden 66 y su inicio en una vida a salto de mata. Y todo ello alternando con saltos temporales hacia su presente, como tripulante de la Fantasma y como miembro de la Alianza Rebelde, con una transición tan lograda que en ningún momento se pierde el lector.


Quizás uno de los mejores puntos que tiene la presente obra es lo que te hace empatizar con Kanan. Y es que es fácil ponerse en su piel, tanto cuando parece haber encontrado su destino en el campo de batalla como cuando es un fugitivo y no puede estar más perdido en el universo. Justo en esto último hay una muy buena escala de grises, ya que al convertirse en forajido para sobrevivir, el bien y el mal se difuminan para Kanan, aunque sin llegar a caer en ningún momento en el Lado Oscuro (y aún así se muestra una definición bastante gráfica de esta corrupción). Otra parte importante de la evolución de Kanan tiene que ver con las amistades y enemistades que va forjando el susodicho con el paso de los años. Para empezar, con la maestra Billaba, con simbiosis mutua que a uno le permite madurar y a la otra recuperar la confianza en sí misma. También está Janus Kamir, contrabandista que causará un hondo impacto en el padawan y que le hará replantearse muchas cosas. Los soldados clon Styles y Grey, así como el general separatista Kleeve son también importantes para el argumento, buena muestra de las vueltas que da la vida


Respecto al dibujo, Pepe Larraz tiene un estilo que encaja perfectamente con la estética de Rebels. Con unos semblantes dignos de una serie de animación, los personajes que ilustra este artista tienen miradas y gestos muy vivos, así como un lenguaje corporal a juego. Los combates, sean estos batallas campales, pequeñas escaramuzas o duelos singulares, se siguen fácilmente y con estampas espectaculares, ya sea con tiroteos o espadas láser. Los fondos también cumplen satisfactoriamente, ya sea en el interior de las naves, sobre los muy diversos planetas por los que pasa el protagonista o incluso el propio espacio exterior. Cabe destacar el diseño de los kallerianos, nueva especie de Star Wars que hace aquí su primera aparición, por su original aspecto. Tampoco se puede dejar de mencionar al colorista de la saga, David Curiel, por complementar más que bien a Larraz, así como a los dibujantes Andrea Boccardo y Jacopo Camagni por su par de números con un Kanan ya adulto, y al portadista Mark Brooks por sus espectaculares piezas.


En conclusión, si sois fans de Star Wars en general, y de Rebels en particular, dadle una oportunidad a Kanan, el último padawan. Podéis haceros con los volúmenes de 144 páginas de esta bilogía de Planeta Cómic por un precio de 16´95€ cada uno.

Por último, la dedicatoria que me hizo el amable Pepe Larraz en el tomo durante el Salón del Cómic de Zaragoza de 2018. ¡Gracias de nuevo!