miércoles, 19 de abril de 2017

La Ley de Zoul, de María Valentina Grases

En la reseña de hoy toca hablar de La Ley de Zoul, webcomic obra de María Valentina Grases (http://subcultura.es/user/MVpurplespot/).


Los zakhanna son extraterrestres que han llegado a la Tierra con el propósito de buscar y crear zoul, su fuente de energía primordial, contando con la ayuda de los humanos de la Z.H.I.A. para esta labor. En este contexto, y en la estación de Zhiona en 1985, Ryan Cobain vio como su madre le era arrebatada por supuestamente haber realizado experimentos ilegales que combinaban ADN humano y zakhana. Convencido de la inocencia de su progenitora, Ryan se dio a la fuga de aquella estación, a la espera de un momento más propicio para salvarla. Cinco años después, y con un plan en mente, el joven vuelve a la base de operaciones de los alienígenas con un propósito muy claro en mente: rescatar a la mujer que le dio la vida.

Las primeras palabras que se me ocurren para definir La Ley de Zoul son dos: misterio y humor. Misterio por irse conociendo el trasfondo de la historieta con cuentagotas, poco a poco, sabiendo la autora dosificar muy bien la información que rodea la trama y mantener en vilo al lector. Y, en combinación con todo lo anterior, el humor, variando desde el simplemente desenfadado al directamente gamberro, no queda fuera de lugar, sino que encaja sorprendentemente bien.



Que ambos elementos funcionen el uno junto al otro se debe a los personajes del tebeo. Para empezar, Ryan, el protagonista, es al mismo tiempo el personaje más vándalo de la obra y, además, con él que más fácil es identificarse, por sus objetivos vitales. El personaje principal se ve acompañado en las viñetas por unos buenos secundarios que le permiten brillar todavía más: Chita e Ike. El primero, además de permitir al lector saber más cosas sobre los zakhanna, hace de contraste con su porte pretendidamente serio con respecto a Ryan. El segundo, por otra parte, es poseedor de una inocencia que choca mucho con el vandalismo de Cobain y, aunque lo siguiente todavía debe de aclararse, guarda una relación muy importante con este último y su madre.



Respecto al dibujo, María Valentina tiene un estilo de lo más atractivo, a medio camino entre el manga y Disney y que entra rápidamente por los ojos, ya no solamente por los diseños de los escenarios y de los personajes, sino también por su expresividad y dinamismo. Una de las cosas que más llama la atención desde un primer momento es la originalidad de la autora a la hora de plasmar a sus alienígenas, los zakhanna, con ese aspecto de leopardo antropomórfico, y toda lo que les rodea, desde la tecnología “dentada” hasta los geniales y llamativos voogies, bestias mitad perro mitad planta.   


En conclusión, si queréis leer una historia de ciencia ficción original, llena de humor y misterio, y que no tenéis ni idea de a dónde puede llegar, dadle una oportunidad a La Ley de Zoul. Podéis leer gratuitamente esta obra, como buen webcomic, gracias a la generosidad de su creadora, ya sea en Subcultura (http://zoulcomic.subcultura.es/tira/3/) o a través de Tumblr (https://zoulcomic.com/capitulos-espanol/#_=_). Por otra parte, también podéis profundizar en el comic a través del sketchbook de la saga, tomo de 46 páginas lleno de bocetos, ilustraciones finalizadas y tiras cómicas por 7€.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el ya mencionado libro de arte María Valentina durante la Japan Weekend de Madrid de febrero de 2017. ¡Muchas gracias de nuevo por tu amabilidad!

miércoles, 12 de abril de 2017

Aarthalans Adventures, de Nax y Olaya Valle – Tomo 4

En la reseña de hoy toca hablar del cuarto número de Aarthalans Adventures, tebeo que cuenta con Nax al guión y de Olaya Valle al dibujo (https://www.facebook.com/olayavalleart). En caso de que no hayáis leído los primeros volúmenes, a continuación os dejo un enlace con la reseña que hice sobre ellos: http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2015/06/aarthalans-adventures-de-nax-y-olaya.html


Liz, Carl y Simon, tras su éxito en la Torre del Hechicero, han recibido una nueva misión: recibir en embajada diplomática a un caballero carlino. Lamentablemente, los gerx dan con el guerrero antes que ellos, haciéndose pasar por los aarthalans para aprovecharse de él y vengarse de los canes que frustran sus malvados planes.

Con este tomo Nax demuestra su buen hacer como creador de historias. Desde una perspectiva global, contribuye a hacer de No Lands no solo un universo cada vez más expandido, sino también más  entrelazado, al conectar la región de los aarthalans con la de las Ciudades Libres ya vista en 2 Noobs & 1.000 Gold. Desde una perspectiva más concreta, consigue hacer una historieta que si bien puede ser perfectamente entendida como auto-conclusiva, le permite desarrollar un poco más las personalidades de sus protagonistas. Juega además de forma muy interesante con el arquetipo del caballero andante, tanto desde el punto serio del código caballeresco de defender a los desamparados como desde el punto cómico y quijotesco con todo lo relacionado con Sir Pug, el caballero carlino. No falta, por otra parte, dentro de las páginas de esta entretenida historia, una moraleja muy de agradecer: estudiar los problemas y los conflictos detenidamente antes de tomar partido y enfrentarse a ellos, puesto que las primeras impresiones pueden ser engañosas.

Respecto al dibujo, Olaya Valle sigue demostrando su buen hacer con el entrañable y encantador estilo de los anteriores números, haciendo a los aarthalans tremendamente simpáticos y reflejando muy bien la picardía de los gerxs. Sin embargo, y como ya puede intuirse a través de la portada, uno de sus puntos fuertes es Sir Pug, can de la raza homónima en el que la ilustradora ha sabido reflejar de forma tan expresiva como detallada el perfil físico de este tipo de animales. La labor de Valle se ve además complementada con una más que bonita paleta de colores de Angye Fernández, ayudando al tebeo, tanto a través de sus personajes como escenarios, a ser más mágico si cabe.


En conclusión, si os gustaron los anteriores tomos de Aarthalans Adventures, no dudéis en haceros también con este. Podéis haceros con este comic por un precio de 4€, incluyendo entre sus 40 páginas, además de la historia en sí, extras con trasfondo argumental y un par de tiras cómicas.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo la simpática Olaya Valle durante el Expomanga de Madrid de 2016. ¡Gracias de nuevo!

miércoles, 5 de abril de 2017

Adrax Files, de Diana Fernández

En la reseña de hoy toca hablar sobre Adrax Files, el libro de ilustraciones de Diana Fernández (https://twitter.com/adraxmonsters) sobre la serie de novelas Monstruo busca Monstruo.


Hace ya un tiempo hable en este blog sobre la saga más arriba mencionada, Monstruo busca Monstruo, en un artículo dedicado al primero de sus libros (http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2014/07/monstruo-busca-monstruo-de-diana.html). A día de hoy, la obra, pese a aparecer originalmente en formato exclusivamente digital, ha dado el salto al papel tras su éxito entre los lectores. Y lo ha hecho, primero, en forma de libro de ilustraciones, y dentro de poco, en el formato de novela física también.

Este libro artístico puede dividirse en dos secciones principales. La primera está centrada en el  diseño de los personajes y la transformación que fueron sufriendo en la mente y en las páginas de la autora mientras desarrollaba su historia. La segunda se trata de estampas que retratan directamente escenas de la propia novela. No faltan en ambas un sentido del humor gamberro e irónico, con la propia autora refiriéndose a sus propios personajes y a sus peripecias vitales de forma jocosa o burlona, con lo que la lectura del volumen se hace mucho más completa y entretenida.

Respecto a la primera parte, resulta muy interesante ver cómo han ido cambiando los personajes a través de los años por varios motivos. Para empezar, permite ver la evolución de Diana Fernández como dibujante desde 1993 hasta 2016, con un estilo más aniñado en el primer lustro de los noventa y más estilizado en el segundo, notándose influencias de autores como Masami Kurumada o CLAMP, hasta finalmente ya llegar a un estilo propio y consolidado. Por otra parte, ver detalles de las primeras versiones de la obra que se acabaron quedando fuera como la trenza de El Domine o el tupé que Summer, hacen del tomo algo todavía más atrayente.


Respecto a las ilustraciones que muestran escenas de las novelas, también se pueden señalar varias cosas, pero sobre todo, que las reflejan muy bien, poniendo a flor de piel sentimientos como la complicada relación de Summer con Rayo Negro o Yade, la soberbia de El Domine, etc. Lo único negativo a señalar en este apartado sería que Fernández, en un par de escenas en las que aparecen personajes altos con otros más bajos, los primeros quedan en unas poses un poco forzadas, aunque afortunadamente esto solo pasa en un par de ilustraciones. Cabe destacar también el buen resultado obtenido con las escenas eróticas, sabiendo la autora manejarse muy bien con ellas y hacerlas realmente íntimas. Y finalmente, hay que mencionar detalles que engalanan mucho el presente tomo, tal y como el mapa de Adrax, el cual ayuda en mucho a dar forma a esta isla artificial en la mente del lector y darle una idea de su particular geografía.


En conclusión, si sois seguidores de Monstruo busca monstruo, no dudéis en haceros con Adrax Files para poder recrearos la vista. En las 102 páginas de este libro de arte de 18€, además de todo lo ya dicho, podréis encontrar tiras cómicas de su autora, así como homenajes (o fanarts) y colaboraciones de diversos artistas españoles.


Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo Diana Fernández durante las Jornadas Comiqueras del Fnac Callao de 2016. ¡Gracias de nuevo!