domingo, 27 de octubre de 2019

Dos inktobers y dos mermays

Los retos para los artistas de hoy día se hacen cada vez más variados e interesantes. Así, tenemos, como ya se ha visto alguna vez en este blog, inktobers (un dibujo entintado por cada día de octubre) libres o específicos, es decir, siguiendo determinadas listas o temáticas. Pero a este tipo desafíos se unen otros como el mermay, es decir, una nereida (que no sirena) por cada día de mayo. Y de todo esto trata la entrada de hoy, con dos muestras de cada una estas maratones ilustradoras.

64 páginas, 12€

El Inktober 2018 de RoitsSomething (https://twitter.com/roitssomething) tiene una particularidad frente a otros que he leído hasta el momento: se puede considerar un prólogo a una historia mucho más larga. Esta tiene tres protagonistas (los mismos de la portada), Reith, Gala y Elian y, a través de cada una de las ilustraciones del tomo, se va viendo poco a poco su misterioso viaje, el mundo en el que viven y las relaciones que hay entre el trío protagónico, gracias a los textos que acompañan a cada ilustración. La única queja que puedo mencionar a este respecto es que quizás se le da demasiado protagonismo a Elian en detrimento de Reith y Gala y hubiera estado bien un poco más de equilibrio; sin embargo, la sensación de amistad entre todos ellos se hace bastante real y los lectores seguro que se reconocen en alguna situación real vívida con sus amistades. Respecto al dibujo, los tonos son sumamente otoñales, con predominio de grises, marrones y naranjas, visión melancólica que contrasta en mucho con el atractivo aspecto de los personajes, esbeltos, guapos y generalmente de buen humor, aunque esto no quita que los momentos sombríos tengan bastante empaque.

36 páginas, 6€

En Warmaster, obra del mismo año que la anterior y cuya autoría pertenece a Jae Tanaka (https://www.facebook.com/jae.tanaka.3), será una delicia visual para los amantes del cartoon y la fantasía épica, y todo ello combinado bajo un prisma de seriedad o humor según el caso. Pero, ¿qué contiene este volumen? Pues personajes que van desde héroes a villanos, combatientes todos, hechos según la lista oficial del reto de 2018 y que son más que fáciles de imaginar dentro de una partida de rol. Épica y comicidad se dan de la mano en las páginas de esta obra con elecciones como que, con la palabra del 20 de octubre del año pasado, “frágil”, el autor decida crear a un caballero cuya heráldica representa un copo de nieve, detalle con lo que sacará una carcajada a más de uno; y, por otra parte, la de dar gran gravedad a los caballeros que escenifican “protegido o cauto (guarded)” y “reloj”, cada uno por motivos distintos, otorga mucha solemnidad a esas páginas.

32 páginas, 5€

En el Mermay de Airiv (https://twitter.com/airivdraws) se nos presenta a unas nereidas muy variadas, tal y como era de suponer al seguir la lista oficial de este mismo año. Así, puede crear a seres siniestros a partir de los términos “bruja” y “zombie”, otros sumamente bonitos como “arcoíris” y “medusa”, e incluso otros con denuncia e intención como “tortuga”. Rostros, expresiones, cuerpos y peinados muy distintos entre sí portan los seres acuáticos de Airiv, lo mismo jóvenes, que maduros o ancianos, amables o ariscos, espigados o redondeados… No hay una única paleta de colores definida y es sumamente variada, siendo más oscura o brillante según la personalidad de a quién acompañe.

64 páginas, 8€

En el Mermay de Laura Vázquez (https://twitter.com/tendencialcaos) se combina muy bien lo que es arte con ciencia: todas las nereidas del presente volumen están basadas en criaturas marinas reales: peces, erizos, pulpos, anémonas… Además de dárseles formas humanoides a todas ellas en las páginas impares, se aprovecha las pares para dar a conocer información sobre la forma de vida inspiradora de la nereida: su localización geográfica, su tamaño, su alimentación, sus particularidades más reseñables en lo físico y lo conductual… Los patrones de coloreado escogidos son verdaderamente cautivadores y resaltan mucho en el papel, y como ejemplo de ello el pez ángel emperador o el erizo exquisito. Si a esto le sumamos que la autora ha sabido reflejar bastante bien la personalidad de sus distintas criaturas en las nereidas, ya sean estas de timidez, agresividad o jovialidad, se puede afirmar que estamos ante un tomo tan curioso como bien documentado.

domingo, 20 de octubre de 2019

La Ficción, de Curt Pires y David Rubín

En la reseña de hoy toca hablar de La Ficción, tebeo que cuenta al guión con Curt Pires (https://twitter.com/curtpires) y al dibujo con David Rubín (https://twitter.com/davidrubin).


Cuando eran niños, Max, Tyler, Kassie y Tsang encontraron un libro que, tras ser leído en voz alta, te transportaba a mundos de ensueño. Durante una expedición a uno de estos, sin embargo, Tsang desaparece sin dejar rastro. Años después, cuando ya son adultos, Tyler también desaparece. Kassie y Max, bajo estas circunstancias, no tendrán más remedio que internarse de nuevo dentro de La Ficción, para descubrir que ha pasado con sus viejos amigos.

Si tuviera que comparar La Ficción con dos libros sería con La historia interminable, de Michael Ende, y con It, de Stephen King: dejar lo ordinario para viajar realmente a un paisaje literario, el poder de la imaginación, el grupo de amigos, una presencia misteriosa y oscura que los acecha y pone en peligro, el enfrentamiento con esta cuando ya son adultos… ¿Es una copia o plagio de estas dos famosas novelas? No, ni mucho menos. Así, si bien si que usa elementos que ya se han visto antes, también es cierto que los gestiona de manera distinta y con nuevos añadidos interesantes. Así, por ejemplo, tenemos la caracterización de la decidida Kassie o del más derrotista Max, los cuales, a través de varias escenas de su pasado, no solo se retratan bastante bien, sino que logran un desarrollo interesante. El hecho de que los padres de los protagonistas también supieran desde jóvenes del mundo de La Ficción da bastante juego, y la manera que tiene la trama de ir poco a poco revelando nuevos datos sobre sí misma está muy bien dosificada. Ahora bien, el principal problema al que se enfrenta La Ficción es el hecho de solo contar con cuatro capítulos, pues la historieta ha quedado terriblemente inconclusa y pide a gritos que se cierren sus cabos sueltos. ¿Qué son los entes Dorado y Oscuro?, ¿cuáles son sus propósitos?, ¿qué ocurría exactamente con los padres de Tsang y Max?, ¿qué pasará con el mundo de La Ficción tras el cuarto capítulo? Dar respuesta a estas preguntas es prioritario no solo para darle una satisfacción a los lectores, sino para cerrar en condiciones una buena obra.

Respecto al dibujo, David Rubín ilustra con su buen hacer habitual el presente tomo. Poco diré por aquí que no haya dicho ya en otras reseñas, pero se intentará. Para empezar, el mundo de La Ficción plasma muy bien lo que es la imaginación literaria, no solo con escenarios de ensueño sean estos más o menos oníricos, sino también con guiños visuales a personajes que van desde Pinocho a Wonder Woman haciendo de figurantes. Viñetas en que los niños ya adoptan expresiones que van a tener de adultos están muy bien conseguidas, sobre todo cuando son interrogados tras la desaparición de Tsang. Los diseños de los entes Dorado y Oscuro también están muy bien logrados, sobre todo en lo que respecta a los distintos aspectos que adopta el segundo de estos seres. Por último, el coloreado es altamente disfrutable, con detalles muy visuales tal y como la transmisión del peligro mediante el negro y el rojo.


En conclusión, si os gustaron obras como It o La historia interminable, dadle una oportunidad a La Ficción. Podéis haceros con este tebeo de manos de la editorial Astiberri por un precio de 17€, incluyendo entre sus 124 páginas, además de la historieta en sí, varios extras sobre el proceso de creación de la misma.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo el amable David Rubín en el Salón del Cómic de Zaragoza de 2019. ¡Gracias de nuevo!

domingo, 13 de octubre de 2019

Fanzines varios

Hoy toca reseña múltiple, y más concretamente, de fanzines de muy distinto tipo, de tal manera que, por sus distintos géneros, es bastante probable que haya alguno que te acabé llamando la atención.

44 páginas, 6€

Presentes del pasado, de Casel (https://twitter.com/CaselHunter) y Tucanpasa (https://twitter.com/tucanpasa), nos muestra cinco historias que se van sucediendo cronológicamente en el tiempo y que en cierta medida están relacionadas e interconectadas entre sí: la de un obrero de 1925, la de dos jóvenes en 1939, la de un músico en 1950, la de una artista en 1980 y la de un mecánico en 1999. Ya sea a la hora de hablar sobre superación personal y adversidades, así como de amoríos, estas cinco historietas dejan buen sabor de boca al lector cuando las termina. Y pese a su mayor o menor lejanía en el tiempo, en todas uno puede sentir empatía hacia sus personajes: destinos truncados, metas dificultosas, esperanza pese a lo anteriormente señalado… Y todo ello con un apartado gráfico que, si bien no es perfecto y todavía tiene que mejorar en varios aspectos (como la carencia de fondos o la rigidez de algunas figuras), cumple con su función de ilustrar la trama y reflejar los golpes de la vida en los rostros de los protagonistas.

44 páginas, 8€

Aquel que viene, de The Curly Fugu (https://www.facebook.com/TheCurlyFugu/), tiene por protagonista a una familia que, desde su solitaria mansión en medio del bosque, recibe a un misterioso desconocido que cambiará para siempre sus vidas. Esta obra de terror, además de por el ambiente claustrofóbico que tan bien ilustra y narra, goza de otra gran ventaja: qué es exactamente la amenaza que acecha a los habitantes de la casa. Esta ambigüedad es interesante, puesto que hay diversas maneras de interpretar este peligro sombrío. El relato se encuentra ilustrado en todas y cada una de sus páginas, ayudando su estilo macabro, con el uso del blanco, el negro y el rojo como única paleta, a hacer de su lectura algo todavía más inquietante.

58 páginas, 10€

En Yo y mi ansiedad, de Andrea “Tau” Fernández (https://twitter.com/tautuaje), una joven debe enfrentarse a diario a dos monstruos muy reales: Ansiedad e Inseguridad. La autora ha hecho en este tomo un ejercicio muy valiente de sinceridad, exorcizando en el papel estos males que la acosan, al igual que a mucha otra gente. Ese es sin duda algo muy meritorio de este fanzine, es decir, poner cara a estos trastornos para que los que los padecen vean que no están solos y el resto sepa de esta lucha psicológica. Los dibujos acompañan en todo momento al diario de Tau, con una Ansiedad a veces más grande y más temible y otras más pequeña y risible, pero siempre destacable por su inquietante rostro cadavérico, chocando en mucho esa faz muerta e inexpresiva con unos gestos muy llenos de emoción por parte de la autora.

16 páginas, 3€

 En Monroe (obrita perteneciente a la saga  GRLFRNDS), de Bamidala (https://twitter.com/Bamidala), dos chicas se conocen y, pese a que la pasión rápidamente las une, más rápidamente todavía las separará. He aquí otro volumen con carácter autobiográfico, así como valiente, en este caso sobre los amoríos truncados de su creadora. Experimental tanto en la desencantada narración como, en cierta medida, en la manera de ilustrar la relación con Monroe, visualmente cabe destacar el bonito y encantador coloreado, así como el diseño de las dos protagonistas.

120 páginas, 10€

En Éramos perfectas, de Alejandra M. Campos (https://twitter.com/alex_taki), nos encontramos con tres amigas que, de jóvenes, se sometieron a cirugía estética para que su grupo de pop pasase de amateur a profesional; sin embargo, aquellas operaciones solo salieron como se esperaba en una de ellas. Alejandra M. Campos demuestra seguir teniendo talento para crear personajes psicológicamente complejos, atormentados y realmente dignos de lástima, tal y como ya se pudo ver con Spyglass o Solo soy una chica. No falta tampoco crítica social en medio de este drama, pues como ya queda reflejado en el título, las operaciones de belleza estética no solo son en muchos casos innecesarias, sino peligrosas si quién las hace no es un profesional. Y todo ello sin contar con lo complejos que pueden devenir de ellas. El dibujo, sobrio y en blanco y negro, sin ápice de humor frente a otras obras de Campos, no duda a la hora de plasmar el dolor humano, sea este físico o psicólogico.

miércoles, 2 de octubre de 2019