sábado, 23 de junio de 2012

La Pequeña Muerte, de Nessa Ninona

La reseña de hoy trata sobre La Pequeña Muerte, el comic de Nessa Ninona.



En un cortijo de Sevilla en 1882, una condesa ha juntado a siete niños muy especiales, ya que pueden contactar con la gente que ya ha muerto. Cuando ya los considera suficientemente preparados, los requiere para el mayor de sus deseos: poder hablar con su hijo muerto en la guerra franco-prusiana por última vez. Pero la operación sale estrepitosamente mal, y los niños invocan a una criatura diabólica. Para escapar, a estos no les queda otra salida que huir al Limbo para escapar del monstruo. Allí se encontrarán con los siniestros habitantes del lugar, que les propondrán una serie de juegos infantiles, llevándolos espeluznantemente a cabo, donde ganar y perder va emparejado respectivamente a vivir… o desaparecer.

Aviso desde ya: esta obra es muy siniestra, y no es apta ni para niños ni para gente sensible. Si no estáis entre el público mencionado, y os gustan las historias de terror, la obra os gustara, pues este tebeo tiene varios momentos sumamente siniestros, siendo esto un punto a favor de la autora, pues consigue poner los pelos de punta a lo largo de las viñetas. Así, “los juegos” que van proponiendo los seres del Limbo a los niños, si bien en su base son juegos tan inocentes como el escondite, lanzar tiros a una portería o jugar a la pulga se convierten en experiencias aterradoras. Además, que siempre serán perseguidos por la criatura que invocaron inconscientemente, de manera que unas pruebas ya de por si difíciles, se convierten en una contrarreloj, notando el lector la prisa y la presión que tienen por escapar del oscuro lugar en que se encuentran. Cabe destacar las diferentes personalidades de los habitantes del Limbo, siendo unos neutrales, otros envilecidos y otros bondadosos, en lo que respecta al trato a los niños.

Hay que señalar la importancia que tiene la figura del cuervo dentro de la historia, por motivos que no desveló para no estropearle la trama al posible lector, pero que viene a estar muy bien escogida por ser este un pájaro de mal agüero, así como también un símbolo de la muerte. También se puede hacer hincapié en el mensaje de la obra: no debemos obsesionarlos con los que se fueron al otro mundo, debemos dejarles descansar en paz.

Respecto al dibujo, ya las propias páginas nos transmiten el ambiente oscuro del comic, puesto que estas son negras. El dibujo de Nessa Ninona acompaña en todo momento al ambiente de la historia, en concreto en los momentos más angustiosos. Hay pocos fondos, porque, bueno, en el Limbo no es que haya demasiadas cosas, pero en cualquier caso, en ningún momento se hacen necesarios. Eso sí, el diseño de las ropas de los personajes está muy bien ambientado en la época, teniendo estos, además, un diseño muy expresivo.




En conclusión, si te gustan las historias de miedo y no eres ni muy joven ni sensible a lo sangriento, dale una oportunidad a  La Pequeña Muerte y tendrás una lectura ciertamente entretenida, que te tendrá atrapado hasta el final. Os podéis hacer con este tebeo de Ediciones Babylon por un precio de 8€ y os haréis con un total de 192 páginas, con el extra del anuncio de otras obras de Ediciones Babylon. Aquí os dejó un link con las primeras páginas de la obra: http://es.scribd.com/doc/51026136/Ediciones-Babylon-primeras-paginas-de-La-pequena-muerte

Por último, os dejó la dedicatoria que me hizo la muy amable Nessa Ninona en el Expomanga 2011 de Madrid. ¡Gracias de nuevo por tu simpatía!

2 comentarios:

  1. No hay nada que hayas escrito sobre este comíc que no me guste. Gracias por descubrirme que existe.

    ResponderEliminar