miércoles, 17 de diciembre de 2014

Crónica de Expocomic 2014 – viernes

Hoy toca empezar una triada de artículos dedicados a mi paso por el Expocomic de Madrid de 2014, destacando esta edición frente a las precedentes por no tener lugar jueves, viernes, sábado y domingo, sino solamente los tres últimos días de la semana.


La visita al recinto ferial de la Casa de Campo del viernes empezó, por lo que a un servidor respecta, un poco después de las 11:00, y como no podía ser de otra forma, en la cola para taquilla. Llegados a este punto debo agradecer nuevamente a la organización de la A.E.A.C. que me concediera pase de prensa. Volviendo al asunto de la cola, tuve la buena suerte de encontrarme en ella con la escritora Nari Springfield, redactora de la estupenda revista Inari (pinchad en el siguiente enlace para echarle un ojo al último número de esta: http://revistainari.blogspot.com.es/2014/12/inari-n9.html), con lo que la espera se hizo mucho más amena y entretenida mientras hablábamos un poco de todo. Ya cogiendo la acreditación, justo antes de entrar, pude ver con mis propios ojos cierta polémica que iba a dar de que hablar más adelante: Vicente Cifuentes y Sergio Bleda (dibujantes invitados al evento) tenían que estar también haciendo cola para recoger su acreditación. ¿El problema? Que ya tendrían que estar firmando desde las 11:00, impacientándose los fans que acabaron esperando algo más de una hora hasta que se personaron en el stand de Aleta Ediciones, que es donde les tocaba firmar.

Tras entrar junto a la señorita Springfield en el evento y deambular y explorar un rato por el Pabellón de Cristal, llegamos cada uno a nuestro respectivo objetivo, que casualmente estaban el uno frente al otro: No Lands por su parte y Aleta Ediciones por la mía, posicionándome en la cola de Sergio Bleda, donde me tocó ser el tercero. Entre que llegaban Bleda y Cifuentes, me puse a charlar con la gente de la cola, concretamente con una joven riojana y otra gaditana, sorprendiéndome del poder de convocatoria del evento, que atraía a la capital española gentes de puntos tan distantes de la geografía nacional. Un poco después de las 12:00, llegaron finalmente Cifuentes y Bleda, poniéndose rápidamente manos a la obra. Pasado un rato ya me tocó el turno, dedicándome un jovial Sergio Bleda “El baile del vampiro” y “Duérmete, niña”.




Conseguido los objetivos de Aleta, me encamine hacia Dibbuks, ya que estaba allí dedicando Ricardo Machuca, y deseaba que me firmase Mastodonte (obra que conocí tras leer la reseña de Kuroi en el blog Morphallaxis). Y… volvía a ser el tercero. Durante la nueva espera, pude comprobar que el viernes en este tipo de eventos suelen ser los más tranquilos, con menor número de gente que en el fin de semana, aprovechando los visitantes para hacerse con comics descatalogados o de oferta, así como para ir ya consiguiendo firmas y dedicatorias por parte de los primeros dibujantes en acudir a la feria. Pasada la espera, me dedicó ese cadáver exquisito que es Mastodonte un más que majo Ricardo Machuca, aprovechando entre tanto el que esto escribe también para agradecer al personal de Dibbuks que rescatará la conclusión de Curiosity Shop para que los españoles pudiésemos disfrutar con su lectura.


Hecho esto, me dirigí a uno de los puestos de fanzines, concretamente al de Juego de Tronados, para adquirir el cuarto y último tomo de la parodia (aunque no suelo ser muy aficionado a ellas, hay que admitir que está me ha hecho reír mucho). Aproveche el rato para comer un bocadillo y para charlar con Sergio Ballester y Juan Álvarez sobre lo fuertemente cargada de autores que venía esta edición de Expocomic, así como para interrogarles en qué proyectos estaba embarcado cada uno: Álvarez me dijo que andaba con Solo y Ballester viendo si se dedicaba a una nueva parodia o a una obra original, a lo que yo respondí casi al instante que lo segundo mejor, tanto para que no le encasillasen solo en lo paródico y por tener interés en una obra total y originalmente suya. Si bien compré el cuarto tomo, decidí esperar al día siguiente para que me lo dedicaran, entre otras cosas para así contar con un dibujo de Ovidio Miguel Maestro, que no estaba todavía en Madrid.

Errando, al poco me topé con el stand del Posabirras del Mal, aprovechando el encuentro para que Jorge Lewis me dedicase Terra de Meigas, así como para que Ulises Lafuente me dedicase los tomos primero y segundo de Art 88/46, así como el Concept Art de la obra, la cual el autor tuvo a bien regalármela por haber comprado tanto el tomo 1 como el 2.

Dedicatoria del tomo 1 de Art 88/46,

Tras esto y tomar alguna que otra foto de los asistentes, ya fueran de paisano indagado entre lo ofertado de cada stand o caracterizados de personajes con sus cosplay, me encaminé hacia la Universidad, ya que tenía clase por la tarde (la obligación antes que la devoción). En general me llevé una buena sensación sobre el primer día de Expocomic, antojándose que el día siguiente iba a ser un no parar de todas las sesiones de firmas que iba a haber (crónica del sábado en el siguiente enlace: http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2014/12/hoy-toca-continuar-con-las-cronicas.html).


4 comentarios:

  1. Yo fui el domingo, puedes ver la crónica en mi blog si quieres, y estaba bastante tranquilo. Pero al parece este año ha subido un 10% la asistencia ^_^

    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vista tu crónica; ya te he dejado mi opinión en ella.

      Eliminar
  2. Para mí este año ha sido bastante menos prolífico que el anterior, en el que fui todos los días del evento. En esta ocasión únicamente pude pasarme el sábado. Es curioso lo del aumento de visitantes, habiendo sido un día menos y faltando algunas de las editoriales importantes, pero bueno...

    Veo que tú has aprovechado esta edición a tope! :) Sigo leyendo con la 2ª parte de tu visita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si, no he parado quieto esta edición!

      Sobre el que haya habido tanta gente, es algo que razonaré en las conclusión final del Expocomic, aunque creó que está relacionado con el cada vez mayor auge de los tebeos en la sociedad española.

      Eliminar