viernes, 19 de diciembre de 2014

Crónica de Expocomic 2014 – sábado

Hoy toca continuar con las crónicas sobre el Expocomic de Madrid de 2014, concretamente con la del sábado 13 de diciembre (aquí dejó un enlace a la crónica del viernes para quien no la haya leído: http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2014/12/cronica-de-expocomic-2014-viernes.html).


La feria como tal empezaba este día a las 10:00, aunque a los poseedores de pase de prensa les dejaban pasar un poco antes, como descubrí al llegar al lugar. Como de costumbre en esta clase de festivales, había mucha gente haciendo cola: unos para comprar la entrada o adquirir el pase de prensa, y otros para entrar. Cabe destacar que no hubo en este evento las aglomeraciones que se dieron en el Expomanga 2014, con gente que directamente se quedaba sin entrar, siendo de agradecer a la organización saber resolver este gran inconveniente.


En Expocomic hay dos maneras de conseguir firmas: posicionarte ante el stand de cada editorial o tienda, y hacer cola hasta que llegue el autor una vez se abra el recinto es la primera. La segunda es estar haciendo cola desde la madrugada en una cola especial para pedir número  para la sesión de firmas del Escenario del Expocomic. Un servidor optó solo por la segunda, ya que competir con gente que, aún pasando frío, se queda como un poste durante muchas horas (hubo alguna persona que estuvo haciendo esa cola madrugadora desde las 00:00), es demasiado. En su lugar, opte por tomar posiciones ante el stand de Norma Editorial, con la mente puesta en conseguir firmas de Mateo Guerrero y Kenny Ruiz. Aquí de nuevo se iba a formar polémica: si bien los encargados del stand dijeron a eso de las 10:00 que iba a darse número a los asistentes que deseasen dedicatorias, a las 11:00 se dijo que no se usaría ese sistema, sino el de las colas tradicionales. Esta decisión causó no poco engorro, no por hacerse el sistema de una u otra manera, sino por la desinformación imperante. En cualquier caso, el tiempo de espera se hizo más ameno charlando con otros miembros de la cola, entre ellos el guionista Rubén “Mendhel” Solas, que al igual que un servidor, buscaba una dedicatoria del cuarto tomo de Dos Espadas. Un poco después de las 11:00, apareció Mateo Guerrero, disculpándose con la gente que le esperaba por la tardanza, ya que un maratón madrileño le había obligado a tomar un camino más largo en pos de llegar al recinto. Tuve la suerte de ser el primero de esta cola, llevándome dedicado Turo.


A continuación, mi siguiente objetivo se hallaba en la cafetería de Expocomic: Jennifer Giner López, que estaba entregando comissions en la cafetería del Pabellón de Cristal (próximamente su ilustración podrá ser vislumbrada). Luego, me dirigí al stand de Aleta Ediciones para conseguir Julián, obra de Pedro Camello y Gol. No obstante, me tope con un problema: una cola que no tenía visos de ir a avanzar rápido. Debido a que ambos autores firmaban por la tarde también, tome la decisión de ir enredando en otros stands mientras tanto, pues si quedaba allí a la expectativa bien podía llegar tarde a la sesión de firmas de Kenny Ruiz a las 13:00 en Norma Editorial. Decidido esto, retorne al stand de Juego de Tronados para que tanto Sergio Ballester como Ovidio Miguel Maestro me dedicasen el tebeo. Tras echar unas risas con ellos, avance hasta el puesto de El Vosque, bastante ilusionado de no ver a nadie haciendo cola. El chasco me lo lleve cuando vi la columna de comics pendientes que tenían por dedicar. Me preguntaron que si estaría por la tarde, y, tras mi respuesta afirmativa, me dijeron que me pasase más adelante a por los tomos de El Vosque que había adquirido (la transacción, por ser solo en monedas, vino como agua de mayo a Morán y Laurielle, que se habían quedado sin cambio). Digo tomos en plural, ya que si bien el quinto lo cogí para mí, también adquirí el primero y el segundo para regalar a posteriori.

Tras esto llegué al stand de Norma a las 12:20 para hacer cola, con tan buena suerte que la plantilla de Revista Inari también estaba allí, pudiendo hacer cola junto a Kaoru Okino y hablar con ella de temas tan diversos como el asesinato del General Prim y las películas de Alien. Llegadas ya las 13:00, Kenny Ruiz,  junto a Fernando López (que daba color a los dibujos del primero en las dedicatorias), pasaron a dedicarme el cuarto número de Dos Espadas. Pude presenciar como Kenny Ruiz, con su simpatía y gracejo habitual, conocía por primera vez a Kaoru Okino, ya que nunca la había visto en persona y ni aún conocía el rostro de esta artista madrileña. Según conversábamos, oímos comunicar a uno de los responsables del stand de Norma que acababa de agotarse el cuarto número de Dos Espadas. Kenny Ruiz, con cara de incredulidad, alcanzó a decir “¿Eso es bueno, no?”. Y no era para menos: había mucha gente esperando a que se le dedicara la saga basada en el Siglo de Oro, hasta tal punto de si bien su sesión de firmas era de 13:00 a 14:00, la alargó más de una hora, es decir, más allá de las 15:00 para contentar a su fanaticada.


Ya con nuestros respectivos tomos nº 4 dedicados, Kaoru Okino y un servidor se reunieron con el personal que hace posible la estupenda publicación de Inari, el cual andaba en aquellos momentos inmerso en una entrevista al dibujante Rafater, en las inmediaciones de la cafetería del Pabellón de Cristal. Terminada aquella entrevista (estaos atentos a Inari si queréis leerla: http://revistainari.blogspot.com.es/), comeríamos todos juntos. Aprovecho para agradecer a tan buena gente que no me tuviera por un intruso y que se me diera la acogida de uno más del grupo.


Tras la comida, los representantes de Inari y Caballero de Castilla se dirigieron a su próximo objetivo, que la suerte había querido que fuera el mismo: Fandogamia. Allí iba yo para que Wakana Sakamoto me dedicase el Fanbook de Bakemono, lo cual haría a las 15:00. En este punto los chicos de Inari, pasado un rato, tomaron rumbo al stand de FTW!, despidiéndonos hasta la próxima. No obstante, como aún quedaba media hora para que se personara allí Wakana, Mendhel me recomendó darme una vuelta entre tanto, asegurándome él el puesto para la autora.

Aproveche entonces para ver una de las exposiciones del evento, la dedicada a Teresa Valero, conteniendo aquella magnífica muestra  lo mismo ilustraciones que páginas de comics, apareciendo personalmente como una de mis favoritas la lamina que homenajea a Amelia Eckhart.



Mientras estaba allí también conocí la empresa Heriss, la cual realizó el estupendo cosplay de Doctor Extraño cuya foto dejo tras este párrafo, ya que se dedican profesionalmente a la creación de vestuario para películas, festivales o celebraciones de distintas temáticas. Aquí dejo su web para quien pueda estar interesado: http://niduscorvi.blogspot.com.es/


Tras esto, decidí acercarme por primera vez a La Isla, el Artist Alley de Expocomic (conjunto de artistas que se reúnen para dedicar sus obras a los aficionados e incluso aceptar encargos personalizados y vender productos solo adquiribles en este tipo de ocasiones, como posters o sketchbooks). Era la primera vez que se hacía esto en Madrid, pareciendo que esta tendencia ya se va asentando en España, como además del caso de la capital muestran los de los salones de Barcelona y León. Me acerque hasta la mesa de Nacho Arranz, el cual, tras dibujar en uno de sus sketchbook una preciosa Daenerys Targaryen, como ya hiciera antes Ricardo Machuca, me dedicó Mastodonte, comentándome entre tanto que para él el Artist Alley estaba siendo espectacular (tanto trabajo tenía dibujando y dedicando que en todo el día solo pudo abandonar la silla un momento, y fue para ir al baño), así como una experiencia muy grata también para varios compañeros suyos.


Una vez hecho esto, regresé al stand de Fandogamia, donde además de conocer a la encantadora Wakana Sakamoto mientras me dedicaba el Fanbook de Bakemono,  también tuve la oportunidad de conocer a Raúl Sierra García (http://portfoliodeldibujante.blogspot.com.es/2014/12/conicas-del-expocomic-2014-i.html), que junto con el clásico Manu G, formaban una excelente plantilla de dibujantes de la cada vez más pujante y notoria editorial de Fandogamia, cabiendo felicitar a la empresa por el estupendo trabajo realizado, y no sólo en Expocomic, sino también y al mismo tiempo, en el Salón del Comic de Zaragoza.


Tras esto, me encaminé hasta Astiberri para que Emma Ríos me dedicase Bella Muerte, pensando que, debido a que aún quedaban 45 minutos para que empezase su sesión de firmas, me tocaría ser el primero.  Error: ya había delante de mi 8 o 9 personas (no lo recuerdo exactamente). Armándome de paciencia, me puse a hacer tan poco halagüeña cola. Poco halagüeña porque, aunque siendo de 16:30 a 18:00 el tiempo que iba a estar en el stand Emma Ríos, dada la cantidad de gente delante de mí bien podía quedarme sin firma, ya que después de las 18:00 tenía la autora pontevedresa tenía que ir si o si a la sesión de firmas del Escenario (la que cuyos números se conseguían madrugando). La espera se hizo más llevadera hablando con la gente de la cola, entre los que se hallaba Alejandro C. Brook (miembro del equipo del estupendo blog Ramen Para Dos: http://ramenparados.blogspot.com.es/); nuevamente, el rato se hizo ameno y entretenido gracias a pasarlo con gente con la que compartes una afición. Con la llegada de Emma Ríos la cola empezó a avanzar, aunque también a hacerse más larga, ya que siguió llegando más gente. Brook me dejo su tomo de Bella Muerte para que si pudiera ser se lo dedicara Emma Ríos, ya que el deber le llamaba (había de hacerle una entrevista a Kenny Ruiz). Finalmente llegó mi turno (el noveno o décimo) a las 17:45, cuando el hombre que tenía detrás me pidió a modo de favor que le cediera el puesto, ya que había de irse rápidamente al Escenario por tener número. Venció en mi pugna interior el Quijote al Lazarillo y se lo cedí. Finalmente, en algún punto entre las 17:50 y las 17:55 tocó ya al que estas líneas escribe ver cómo le dedicaban Bella Muerte, y de paso el tomo de Brook, ya que a su primorosa autora no le importo en absoluto; cabe mencionar en este punto que, debido a que el tebeo tenía las hojas muy finas, Emma Ríos hacía dibujos sencillos en la portadilla interior, haciendo dibujos más elaborados además si el fan de turno le entregaba una lámina.


Hecho esto, ya pasaron a ser las 18:00, aunque como supe más adelante, las firmas en el Escenario se retrasaron 20 minutos por alargarse más de la cuenta la anterior actividad de aquella ubicación. Por ello, Emma Ríos (y un cercanísimo David Rubín), siguieron firmando un rato más. A destacar el mimo de esta autora y Astiberri por su público, ya que la editorial, además de dar una muestra con las primeras páginas de la obra Las meninas de Javier Olivares para que los que hacían cola estuvieran entretenidos, guardaron la vez para que, tras firmar a la gente del Escenario, los que hacían cola ante el stand de la editorial pudieran llevarse sus obras firmadas.


Si bien ya el cansancio iba haciendo mella en mí, no cejé y fui al stand de Aleta, ya que allí se les había hecho un hueco a los autores de la editorial Grapa! Para que firmarán. Por ello, hice nuevamente cola para Pedro Camello y Gol, ya que quería que me dedicasen  Julián. Era el tercero, pero en breve pase a ser segundo. Cuál sería mi sorpresa al saber que ante mi estaba Jolan, escritor del magnífico blog Adalides (http://adalides.blogspot.com.es/). Cuento como fue el encuentro: mientras a él le dedicaba Pedro Camello Guido el Negro, opte por pedirle a Gol que fuera firmando Julián; al terminar de hacer esto, el guionista acercó mi tomo al dibujante (perdóname Jolan por haberme “colado”). En aquel momento, Pedro Camello me reconoció como el articulista de Caballero de Castilla, cosa que desembocó en que Jolan también me reconociera, por lo que no tardó en saludarme y presentarse. Es curioso pensar que si Gol no me hubiera colado antes que Jolan jamás le hubiera desvirtualizado…
Ya con Julián dedicado, me moví ligeramente a la izquierda, para colocarme a la cola de Rafael Ruiz Dávila y Nacho Tenorio, los autores de 1900. Mientras esperaba (esta vez era el segundo) a mi turno, Alejandro C. Brook pasó a mi lado y aproveche para darle su comic, no dejando de dar grandes muestras de agradecimiento por ello, hecho lo cual me informó del ya mencionado retraso de 20 minutos del Escenario.  Tras despedirme de Alejandro y ya concluida la firma del chico de delante de mí, llego mi turno para que me fuera dedicado 1900. Entre tanto, paso una cosa que me hizo mucha ilusión: Pedro Camello, antes de irse de Aleta, me regaló su tebeo de Martín Alvárez. Me quedé estupefacto ante tan gran acto de generosidad, ya que el autor, sabiendo que no me compraba ni este tomo ni el segundo de Guido el Negro por ir a usar los pocos euros que me quedaban en 1900 y en No Lands, me quiso hacer tan liberal regalo, agradeciéndome de paso haber reseñado la segunda parte de Cruz Negra. Incluso me lo firmó a pesar de estar a punto de irse con un “¡¡Para el amigo Santiago!!”. Solo puedo acertar a decir lo siguiente: un tipo genial.

Tras que los geniales  Rafael Ruiz Dávila y Nacho Tenorio me dedicasen 1900, me desplacé hasta el stand de enfrente: No Lands. Allí compré la saga de Pedro R. M. Andreo y Xabi Gastelu: Aartha: Chronicles of No Lands.  


Tras esto me quedaban dos cosas por hacer antes de retirarme al hogar: recoger los tomos de El Vosque dedicados era la primera, teniendo la buena suerte de encontrarme junto a Morán y Laurille a Carlos Aza, autor al que aproveché a saludar. Estando el stand de FTW! allí al lado, también aproveche a saludar a EvilPollo y a Ransil. Lo segundo que me quedaba por hacer era echar un vistazo general a lugar, aprovechando para degustar con la vista la exposición dedicada a Flash Gordon, así como las tiendas que todavía no había contemplado aún.




Y este fue mi paso el sábado por Expocomic de 2014, casi sin parar quieto de la cantidad de actividades que había que hacer. Pronto mis conclusiones sobre el evento en general (http://caballerodecastilla.blogspot.com.es/2014/12/cronica-de-expocomic-2014-conclusiones.html).

8 comentarios:

  1. Este año no he podido ir... justo caía en el finde de mi cumple y ya tenía planes jajajajaja Y mucho que estudiar xDDD
    Pero pintaba muy chulo!! a ver si puedo ir al siguiente evento!!!
    Las colas de espera hasta que te firman lo que quieres... mola pero a la vez es cansado xDDD
    ¿La primera foto es un cosplay de Astrid de Como entrenar a tu dragon? O__O que culo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, que lástima que te hayan coincido las fechas... en fin, otra vez será.

      Y si, las colas son muy cansadas, pero además de las firmas te permiten tomar fotos de cosplays tan chulos como el de la chica, que, efectivamente, va de Astrid de Como entrenar a tu dragón.

      Eliminar
  2. ¡Ya me habría gustado a mí también conseguir dedicatoria de Mateo Guerrero en mis álbumes de Turo! Llevo un par de ediciones detrás de él, pero apenas destina una hora a las firmas en el stand de Norma y nunca le pillo, qué se le va a hacer... También tengo que conseguir algún día firma de David Rubín. Y como decía en el post anterior, a esta edición apenas le pude dedicar un rato el sábado, así que tampoco accedí a las firmas de Émile Bravo en el stand de Ponent Mon ni a la de Josep Busquet en Dolmen... :_(

    Y ya que hablas de Kenny Ruiz, viendo que también sigues a este autor, ¿has leído su Cazador de Rayos? Te lo recomiendo; a mí me gustó mucho.

    jeje... ¡no pudo ser más casual que nos conocieramos, sobre todo sabiendo que Pedro Camello y Gol no pararon de firmar a lo largo de la jornada y atendieron a mucha gente! Son dos tíos estupendos; grandísimos como autores y como personas (también Pedro me regaló un ejemplar de Martín Álvarez, por lo que le estoy enormemente agradecido). Como pudiste ver, conseguí firmas para Julián y para Guido el Negro, que tengo unas ganas tremendas de leerme ambos.

    Entre las exposiciones, aunque no pude destinarles mucho rato, la que más me gustó fue el homenaje a Flash Gordon.

    A ver si puedo subir mi pequeña crónica de la visita en breve.

    Saludos, Santiago ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya hombre... haber si puedes estar más tiempo la próxima vez.Y si, tengo El Cazador de Rayos (creó recordar que fue de las primerísimas reseñas que hice para este blog, fíjate que cosas), y si, es una pasada.

      Lo de que nos encontráramos justo en esa sesión de firmas va a haber sido cosa de la providencia, ja, ja, ja, ja. Y si, coincido contigo, Gol y Pedro Camello son estupendos en lo profesional y en lo personal.

      ¡A la expectativa para leer tu crónica!

      Eliminar
  3. Yo este año quería ir con todas mis fuerzas al Expocomic pero ese fin de semana me era totalmente imposible... me interesaban muchísimos autores y más aún al dedicarse parcialmente el evento a las autorAs... Y por esos autores que siempre están en Madrid pero nunca en Barcelona como, precisamente, Kaoru Okino.

    Qué se le va a hacer, desde luego a ti te cundió el fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lástima, me hubiera encantado saludarte en persona, ya que entre tanta sesión de firmas al final es muy probable que nos hubiésemos visto en una u otra... en fin, otra vez será.

      Cierto, la exposición de las historietistas españolas desde Alfonso XIII hasta la actualidad también era muy interesante. Haber si la conclusión la ilustró con alguna de sus ilustraciones...

      Eliminar
  4. Menuda panzada de colas y firmas te hiciste, jejeje... Yo no pude ir, pero por suerte me hicieron el favor de ir por mí y así tener la dedicatoria en el cuarto tomo de "Dos Espadas" (y el primero, que lo tenía firmado pero sin dibujo).

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo sea por tener material para el blog, ja, ja, ja.

      Eliminar