miércoles, 29 de abril de 2015

Bella Muerte, de Kelly Sue Deconnick y Emma Ríos

En la reseña de hoy toca hablar sobre Bella Muerte, comic que cuenta al guión con Kelly Sue Deconnick (http://kellysue.tumblr.com/) y a los lápices con Emma Ríos (https://www.facebook.com/emma.rios?fref=ts).


Sissy es una niña que, acompañada por el anciano y ciego Zorro, va errando de pueblo en pueblo como cuentacuentos a cambio de unas monedas. Pero un día su vida cambiará de golpe: tras robarle Sissy un misterioso documento al bravucón Johnny Coyote, la niña empezará a ser perseguida por Big Alice, temible pistolera y Segadora de la Muerte, una de las agentes de la Parca. Así, Sissy y Zorro deberán huir desesperadamente de Alice, que busca hacerse con el documento a toda costa, hasta que, repentinamente, aparece Ginny Cara de Muerte, mujer tan misteriosa como mortal.

Este comic empieza llamando la atención por la combinación tan curiosa que hace de western y fantasía, mezclando ambos géneros con muy buen resultado. A esto hay que sumarle que entre el mundo de los vivos y el de los muertos no hay una frontera clara y definida, pudiéndole pasar literalmente cualquier cosa a los protagonistas de la obra. De esta manera, el lector se embarca en un viaje para el que debe tener abierta la mente, pues, además de los elementos  inesperados tan propios del realismo mágico, este tebeo viene cargado de simbolismo. Esto último ya se hace notar al principio de cada uno de los cinco capítulos que componen el volumen, al ser narrada la historia de Sissy, Zorro, Ginny y compañía a través del conejo Huesos  a una mariposa. Así, esta pareja de emisor y receptor, durante la narración del periplo de los protagonistas, se va a ir topando con otros animales cuya actitud sirve de metáfora (y preámbulo) de lo que les va a pasar a los humanos.   


Otra característica de la obra es lo misterioso de la misma, ya que se van a ir generando muchas preguntas en la mente del lector, tales como “¿Qué hay escrito en el importante papel que robó Sissy?” o “¿Cuál es el motivo por el que la Muerte, a través de Big Alice, quiere hacerse con él?”.  Algunas de estas serán respondidas a su debido tiempo, mientras que otras dejan la respuesta a la imaginación del lector. Ahí radica uno de los buenos puntos de la obra, lo enigmático de la misma, ya que no todo se explica. Por esto mismo, así como para entender todo el simbolismo ya señalado unas líneas antes, conviene hacer una segunda lectura de la obra, para que esta pueda ser entendida lo más plenamente posible.

Respecto al dibujo, Emma Ríos tiene un estilo realmente elegante. Tanto es así, que pese a haber escenas bastante cruentas a lo largo de la obra, junto a los, por otra parte, bellamente coreografiados combates de espadas, rifles y revólveres, y las brutales heridas producidas por estos, el trazo sigue manteniéndose muy estilizado. Sabe la autora también representar muy bien dos extremos opuestos: el del decadente Salvaje Oeste, con burdeles (no faltando alguna escena explícitamente sexual) y pobreza, y por otra parte, el mundo místico, espiritual y onírico que tiene que ver con la Muerte, tal y como se puede ver en los escenarios de la obra (como en él de la portada), los cuales están, además, bellamente coloreados por Jordie Bellaire (http://whoajordie.blogspot.com.es/). Los personajes, por su parte, están ilustrados de forma que quedan grabados en la mente del lector: Ginny, haciendo honor a su apodo, con marcas faciales en los labios, pómulos y ojos que la hacen parecer un esqueleto. Alice, con su sombrero negro de ala ancha y sus fríos, fríos ojos de color hielo. Sissy, con su mirada bicolor y su pellejo de buitre. Quizás una de las representaciones más llamativas sea la de la Muerte,  por lo poco convencional de la misma, con un uniforme de oficial del Ejército de los Estados Unidos y con un cráneo pelado de conejo.


En conclusión, si queréis leer una historia adulta, diferente, con una interesante mezcla de western, fantasía sobrenatural y una pizca de terror, dadle una oportunidad a Bella Muerte. Podéis haceros con este comic de Astiberri por un total de 18€, incluyéndose entre sus 160 páginas, además de la historieta en sí, extras como el proceso de creación de la obra (tanto de la guionista como de la dibujante) o ilustraciones de otros artistas homenajeando el comic.

Por último, las dedicatorias que me hizo en el Expocomic de Madrid de 2014 la amable Emma Ríos. Dedicatorias, en plural, debido a que la edición de la obra de Astiberri, por otra parte muy cuidada, no permitía por su papel hacer demasiadas florituras en el mismo, de manera que la entregada autora hacía una sencilla en el tomo, y otra más elaborada en una lámina aparte. ¡Gracias de nuevo por tu simpatía y entrega, y por dedicarle también el tomo a Brook!

2 comentarios:

  1. Muy buen coloreado, ni imagino si es acuarela esos tonos "pasteles" del fondo, mezcla de rosado y blanco. Lo que veo es que está en inglés ...y apenas consigo habalr el español XD XD XD.
    Y como siempre (merde!!!) lo jodido es conseguirlo a buen precio por estos lares. Buena reseña Santiago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tanto por pasarte a leer como por comentar.

      Eliminar