lunes, 5 de diciembre de 2016

Crónica de las Jornadas Comiqueras del Fnac Callao 2016 – Viernes 2

Las Jornadas Comiqueras de Madrid tuvieron una particularidad no vista en anteriores ediciones: el viernes 2 de diciembre no hubieron de competir en atraer aficionados contra el Expocómic. ¿El motivo? Pues que este año Expómic, por su nueva organización, decidió limitar el evento a solamente el sábado 3 y el domingo 4. Dicho de otra forma: ya no había que escoger entre un destino u otro, puesto que solamente había una opción posible.

Naturalmente, de esto se deducía que el número de fans que acudirían al evento sería mayor que el de otros años. Con ello en mente, le pedí a Álvaro, viejo amigo mío, que me hiciera el favor de acompañarme al Fnac y auxiliarme en lo concerniente a obtener las firmas de ocho de los más de sesenta artistas asistentes. Personados allí a eso de las 17:30, nos pusimos a hacer cola, yo para Kyko Duarte y él para Tirso Cons con, respectivamente, los puestos tercero y segundo. Si bien las sesiones de firmas empezaban oficialmente a las 18:00, no faltaron los autores que, viendo que ya había gente haciendo fila para ellos, se pusieron manos a la obra en lo que a dibujar se refiere. Duarte fue uno de ellos. Pasaron los minutos y cuando ya quedaba poco para que me tocase, Álvaro apareció a mi vera con la primera firma de la tarde en El ojo del Diablo, tebeo de Tirso Cons.


Un rato después, ya llegó mi turno para Kyko Duarte. Mientras me dedicaba el primer tomo de Elfos, conversé animadamente con aquel ilustrador sobre, entre otras cosas, esta estupenda serie que según parece va viento en popa tanto en España como Francia, y de la que se espera que siga durante bastantes números.   


Hecho esto, avanzamos a lo largo del pasillo con la intención de topar con la mesa de algún autor del que llevase un tomo pendiente de firma. El siguiente objetivo recayó sobre la figura de Aitor I. Eraña, artista con quien estuve comentando todos los cambios que se habían producido en el Expocómic de este año con respecto al anterior mientras me dedicaba tanto Freaks como 2 Noobs & 1000 Gold.  


Entre tanto, Álvaro ya estaba haciendo cola para Colo, artista cuya mesa estaba prácticamente al lado de la de Eraña y que me dedicaría su Hoy es buen día para morir, aprovechando para hablar los tres tanto del tebeo como de música y cine.


Hasta ese momento nos hallábamos en el piso superior del edifico comercial, mas, recordando que en el piso inferior se hallaban juntas las mesas de Studio Kôsen y Alejandra M. Campos, descendimos las escaleras mecánicas para llegar hasta ellas. Mención especial merece el Fnac por esta edición con respecto a la anterior, ya que no dejó en esta ocasión ningún autor lejos del resto, sino todo lo contrario, es decir, muy bien distribuidos por los dos pisos superiores y sin marginar a unos pocos del resto. Pasé así a obtener dibujos tanto  en el manga de Olympics como en el libro de ilustraciones de Adrax Files, todo ello entre chanzas de Monstruo busca Monstruo.


Poco quedaba ya para concluir el paso de un servidor en aquellas Jornadas Comiqueras, restando volver al último piso para obtener la rúbrica de dos autores más: Pedro Camello y Jesús Cano de la Iglesia, siendo un auténtico placer hablar de Historia con ambos autores. El primero me dedicaría Guido el Negro: Destino de Sangre, mientras que el segundo haría lo propio con 1212. Las Navas de Tolosa.



Y ese fue mi recorrido por el macroevento del Fnac de Callao dedicado al mundo del tebeo. Es forzoso comentar que la organización del evento ha trabajado duro para sacarlo adelante, aprendiendo de errores pasados hasta subsanarlos y potenciando por otra parte elementos que dieron anteriormente buenos resultados. Y no solamente en la gigantesca sesión de firmas del viernes, sino también a lo largo de toda la semana, no faltando charlas y coloquios con autores de muy distinto tipo. Muestra de la buena acogida de las Jornadas es que además de haber bastantes lectores españoles a la caza de firmas, no faltaron tampoco los de otras nacionalidades, tal y como por ejemplo franceses, siendo muy interesante cambiar impresiones con ellos sobre el mundo del tebeo.


Por último, no quisiera dejar de mencionar la inestimable ayuda y compañía de Álvaro, así como la amabilidad y jovialidad de los distintos autores que acudieron al evento, ni tampoco a aquellas personas con las que conversando hacían que los ratos de hacer cola pasen volando o amistades con las que pude pasar unos fugaces momentos, tal y como con los casos de Francisco Javier Illescas, Julia Madrigal o Nari Springfield. A todos ellos, y naturalemente a la organización del Fnac, les doy las gracias por haber realizado un evento divertido y de lo más entretenido.

4 comentarios:

  1. Apreciado Santiago. Me alegra saber que te han gustado las Jornadas Comiqueras. Intentamos todos loa años mejorar, aún sabiendo de la dificultad que ello conlleva. Pero como digo siempre: "si los autores y los aficionados están contentos, entonces yo también estoy contento". Gracias de nuevo.
    Atentamente
    Rafel Porta
    Dtor. Jornadas Comiqueras SD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente puedo decir otra vez que se nota el trabajo y el esfuerzo (e incluso mimo) que se ha puesto en el evento, y que el siguiente año también tengo intención de asistir. Enhorabuena por las Jornadas y acercar con ellas el tebeo y sus autores a los lectores.

      Eliminar
  2. Estupenda "caza".

    Pensé pasarme pero no lo hice por dos razones:
    1. Porque tenía cosillas que hacer (aunque un rato no me habría venido mal desconectar, la verdad).
    2. Me interesaba una dedicatoria de las Kôsen... ¡¡pero no tengo el tomo de "Windrose" aquí!! (Me lo tengo que traer para cuando haya otro evento.)

    Si para la siguiente edición puedo seguro que lo visito ^^

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El resto de "capturas" ya irán cayendo con sus respectivas reseñas, ja, ja, ja.

      Una lástima que al final no te pasarás, pues la verdad había muy buen ambiente, y si te sirve para despejar la cabeza un rato, mejor que mejor. Pero en fin, otra vez será.

      Eliminar