lunes, 13 de enero de 2020

Nikuro, la guerrera de los sueños, de Simonloko


En la reseña de hoy toca hablar de Nikuro, la guerrera de los sueños, tebeo obra de Simonloko (https://twitter.com/simonloko).


Nikuro es una adolescente que, gracias a su colgante mágico, puede viajar a los sueños de los demás y, una vez allí, proteger a los durmientes de terribles pesadillas que amenazan sus vidas. Sin embargo, un nuevo peligro se cierne sobre esta guardiana onírica: Buntuputu, un malvado ansioso por hacerse con su joya.

Los libros del estilo “Elige tu propia aventura” tienen su particular encanto: la posibilidad de elegir múltiples nudos y desenlaces desde un mismo inicio, tener que volver hacia atrás al toparse con un callejón sin salida… Pues bien, Nikuro, la guerrera de los sueños, entra dentro de este tipo de categoría: depende totalmente del lector el destino de la protagonista y de las personas que le rodean. ¿La manera? Al final de cada página, salvo que se haya llegado a uno de los desenlaces, se da la opción de proseguir por diversos caminos, unos más agresivos y otros más taimados. El presente tomo está muy trabajado, pues de las 150 páginas de la narración, 35 de ellas presentan sendos finales de los que solo uno es el auténtico o canónico, aunque conseguirlos todos llevará un tiempo más largo del que pudiera parecer a primera vista.

El principal ánimo de las viñetas de este comic no es otro que el humorístico, ya sea a través de una comicidad basada en lo absurdo, lo surrealista, lo visual o lo meramente simpático. En este sentido, buena parte de los finales se orientan en esa dirección, aunque hay algunos ciertamente trágicos. Nikuro, único personaje común en todas las posibles líneas paralelas o temporales, siempre tiene una personalidad desenfadada, así como por lo general heroica, salvo por un par de finales alternativos en que se explora su lado más oscuro. Los personajes secundarios no son especialmente memorables, salvo quizás por el conde Leonardo, parodia bastante divertida del oscarizado Dicaprio con algunos gags bastante graciosos.

Respecto al dibujo, Simonloko lleva al papel un estilo de dibujo simple pero resultón. La expresividad de los rostros de los personajes ayuda mucho al humor, por la caricaturesco de muchas de las expresiones faciales e incluso corporales. Los fondos son minimalistas y con unos pocos trazos, ya indican al lector el escenario en dónde se encuentra la protagonista: unos árboles para un bosque, una cama para un dormitorio, unos pupitres para un aula… De ponerle alguna pega al apartado gráfico, sería la portada, por parecer antes la de un manga erótico que la de una historieta como la hasta ahora señalada.

En conclusión, si os apetece una obra divertida y con la que pasar una tarde entretenida descubriendo sus múltiples finales, dadle una oportunidad a Nikuro, la guerrera de los sueños. Podéis haceros con ella y sus 156 páginas a un precio de 6€ en un evento al que acuda su creador.

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo el amable Simonloko durante la Japan Weekend de Madrid de septiembre de 2018. ¡Gracias de nuevo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario