lunes, 21 de noviembre de 2022

Reflejos de Shalott, de Gema Bonnín

En la reseña de hoy toca hablar de Reflejos de Shalott, novela de Gema Bonnín (https://twitter.com/GemaBonnin).

 


Elaine está maldita desde niña: si se asoma al mundo exterior, una calamidad ocurrirá. Por ello, vive prácticamente encerrada en la torre de la isla de Shalott, componiendo y tejiendo mientras contempla en su espejo mágico lo que ocurre en el resto del mundo. Sin embargo, la aparición de Lanzarote del Lago en las cercanías de su isla precipitará los acontecimientos…

 

La tradición artúrica tiene un encanto especial y que, además de en la literatura, ha inspirado en medios como el cine, la televisión o los videojuegos excelentes historias. Pues bien, Reflejos de Shalott es una oportunidad perfecta para introducirse en las historias de Arturo y la Mesa Redonda, particularmente para los más jóvenes y neófitos en la materia. El presente volumen tiene una estructura de relato marco en la que, mientras la protagonista ve pasar los días, va contemplando en paralelo las aventuras y vivencias de personajes de la talla de Merlín, Perceval, Morgana, Tristán, Nimue o Lanzarote en su espejo: la extracción de Excalibur, el primer encuentro entre Arturo y Ginebra, el primer hecho de armas de Perceval, la tragedia de Tristán e Isolda… Un buen recorrido por Camelot y sus alrededores, en definitiva.

 

Ahora bien, si todo lo anterior está bien escrito (el libro se devora realmente rápido y no se hace tedioso en ningún momento), la vida de Elaine merece destacarse por encima de las otras narraciones. Y es que la autora consigue que el lector empatice con la protagonista, un gran logro por dos motivos: la brevedad de la leyenda de la Dama de Shalott y el reto que supone el tenerla encerrada sin poder ver el exterior. Lo anterior se suple en parte con los relatos intercalados ya comentados, y en parte profundizando en la personalidad de la prisionera de la maldición, siendo fácil sentirse identificado con sus ganas de vivir mientras pena sin ninguna culpa. La familia de este personaje, con la entrañable Margalda a la cabeza como la abuela de la joven o la leal y juguetona perra Freya son secundarios que se nos hacen muy cercanos, a los que se valora en buena medida por el consuelo, diálogos y pensamientos que le dan a Elaine. Pese a todo lo anterior, la leyenda es la que es y acaba cómo debe acabar… pero con un desenlace tremendamente emotivo y cargado de fuerza que supone un más que buen cierre para la novela.

 

En conclusión, si os gusta el ciclo artúrico u os interesa tantearlo por vez primera, dadle una oportunidad a Reflejos de Shalott. Podéis haceros con este libro de Nocturna Ediciones por un precio de 14,50€, incluyendo entre sus 224 páginas, además de la obra en sí, el poema de Alfred Tennyson La dama de Shalott tanto en su versión original en inglés como en español gracias a la traducción de Luis Alberto de Cuenca.

 

Por último, la dedicatoria que me hizo en el tomo la amable Gema Bonnín allá por marzo de este mismo año. ¡Gracias de nuevo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario