miércoles, 31 de marzo de 2021

Tórax 1975, de Pablo Lara y Jaime Martínez

En la reseña de hoy toca hablar de Tórax 1975, tebeo que cuenta al guión con Pablo Lara (https://twitter.com/PabloLaraToledo) y al dibujo con Jaime Martínez (https://www.facebook.com/JaumeMartinezRodriguez).

 



Corre el año 1975 y un joven policía acaba de ser destinado a Tarrasa. Este, que se llama Rafael Torres, asiste atónito a como empiezan a suceder muertes aparentemente accidentales y sucesos extraños en torno al Hospital Tórax, institución clínica para tuberculosos. Pese a que sus superiores cierran rápidamente los expedientes policiales sin demasiada investigación, Torres no se detendrá así como así hasta llegar a la verdad. Para ello, además de con sus propios recursos, solo contará con la ayuda de Paco, sacerdote de Tarrasa, y Rosario, enfermera del hospital alrededor del que giran todos los misterios del pueblo. ¿Qué ocurre exactamente con ese sitio?

 

Mezclar obras de carácter policíaco con el género de terror puede dar muy buenos resultados. Tórax 1975 es uno de estos casos. Ubicado en un año de gran cambio político para España como telón de fondo, este tebeo presenta dos misterios paralelos: las siniestras sombras o espectros que atormentan a Rafael y las muertes que tienen que ver con Tórax. La segunda es la trama que mueve a los tres investigadores del tebeo, mientras que la primera sirve para darle mayor profundidad al protagonista, contribuir a crear una sensación de agobio todavía mayor a lo largo de las viñetas y, en cierto momento, ayudar a Torres a inmiscuirse más en el caso de Tórax. La parte que tiene que ver con el horror en el comic está más relacionada con lo incómodo y con lo que no se puede ver o comprender más que con la casquería, lo cual es de agradecer. La trama policíaca, por otra parte, no tiene desperdicio y es bastante fiel a las carencias tecnológicas de la época, tirando de investigación, entrevistas, hemeroteca… con callejones sin salida de por medio, lo cual ayuda a darle realismo a la narración y de paso hacer a los protagonistas más humanos. En este sentido, solo se puede criticar una cosa: algunos de los personajes habrían necesitado un poco más de desarrollo, ya que, si bien no entorpecen la trama, gustaría saber porque contribuyen a la trama en la manera en que lo hacen. Lo que si que ralentiza un tanto la lectura es alguna que otra página que transmuta brevemente la historieta en novela, pero tampoco es nada especialmente grave.

 



Respecto al dibujo, Jaime Martínez contribuye a dotar las páginas del tebeo de una atmosfera oscura y tensa cuando se requiere, aunque las partes más cotidianas y tranquilas tampoco se le dan precisamente mal. Así, por ejemplo, el hecho de estar en 1975 queda bien reflejado en el modo de vestir de los personajes, los accesorios, el mobiliario… y todo ello con personas muy realistas por medio de detalles como arrugas, dientes en mal estado, alopecia o barbas en mal estado. Los ambientes, con detalles como el color, están muy bien logrados, con unos grises más tristones u opresivos para cuando, por ejemplo, se está en el Tórax, o unos amarillos y verdes para cuando se está al aire libre o con la familia. La única crítica que se me ocurre en esta sección tiene que ver con alguna secuenciación de viñetas que no queda muy clara, aunque esto solo ocurre dos o tres veces en todo el volumen.

 



En conclusión, si os gustan los thrillers tétricos, dadle una oportunidad a Tórax 1975. Podéis haceros con esta obra de Evolution Comics por un precio de 18€, incluyendo entre sus 146 páginas extras sobre el proceso de creación del tebeo.

 

Por último, las dedicatorias que me hicieron en el tomo los amables Pablo Lara y Jaime Martínez en diciembre de 2020 por medio de la intermediación de Omega Center. ¡Gracias de nuevo!


3 comentarios:

  1. Pues no pinta mal, la partida me parece muy atractiva, y el hecho de mezclar policiaco y terror lo hace más interesante si cabe. El precio también me parece ajustado.

    Buena reseña, ¡un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue toda sorpresa que me lleve gracias a la recomendación de Omega Center y sí, la combinación de géneros casa muy bien.

      Eliminar